Fue hace casi 11 años. La joven inglesa Laura Michelle Hill (25) apareció muerta en un departamento ubicado en Chacabuco al 1100, en el barrio porteño de San Telmo. En aquél momento se habló de una "sobredosis" y la causa fue archivada en mayo de 2008. Más de una década después, la Justicia reabrió la investigación. Creen que Laura fue asesinada con inyecciones de cocaína por una organización narco.

Laura había llegado al país en agosto de 2007 para convertirse en una “mula” y llevar droga a Europa. Esa es la conclusión a la que llegaron los padres de la joven, Allison y Kevin Hill, después de años de investigación propia. También fue el principal argumento que le llevaron a las autoridades británicas y argentinas para que el caso se reabra.

Sin embargo, la Justicia argentina tenía esos datos hace más de diez años. En una investigación que luego derivó en la “Operación Babel”, el juzgado federal N° 2 de Lomas de Zamora había realizado escuchas telefónicas a una banda narco en agosto de 2007. Laura era parte de esas conversaciones con otros extranjeros. La querían convencer para que llevara dos bolsos con drogas a Europa. Finalmente la joven se negó porque “tenía miedo”.

A raíz de esos audios, el 11 de septiembre de ese año, la Policía realizó allanamientos en Capital Federal y Ramos Mejía. En uno de esos operativos fueron demorados Laura y otro joven búlgaro. La banda la integraban argentinos, colombianos, rusos y coreanos. Pero Laura y el búlgaro no fueron imputados porque no llegaron a traficar.

Entre los allanamientos y el 1° de octubre que Laura apareció muerta pasaron 20 días. Recién en julio del 2008, la Justicia federal le avisó de las escuchas al fiscal Aldo De la Fuente, a cargo de la investigación.

Todo esto salió a la luz luego de que la Cancillería le solicitara a la Procunar que investigara. Fue después de que Allison y Kevin Hill le llevaran al embajador argentino en Londres la información que habían recolectado. En ella incluían informes de peritos británicos que sugerían que la chica había sido violada y golpeada, y su cuerpo había sido movido.

Las pistas de la muerte de Laura también aparecen en Gran Bretaña. En 2009, la Justicia de ese país llevó adelante la “Operation Greengage”, en la que varias personas que se habían relacionado con Laura en la Argentina fueron condenadas por traficar drogas desde Sudamérica hacia Europa.

Fuentes judiciales dijeron que dos de los condenados por aquella causa se fueron del país el mismo día que mataron a Laura. Uno tomó un vuelo hacia Bolivia y el otro a Brasil. Luego, volvieron a Europa.

Para los investigadores, Laura era un “nexo” entre las bandas de la Operación Babel y Greengage. Por eso, el fiscal Diego Iglesias pidió ahora que se investigue un homicidio vinculado al crimen organizado. La causa quedó a cargo del fiscal Daniel Pablovsky.

"Si dejamos que estas cosas queden archivadas, estamos, por omisión, alentando el crecimiento del narcotráfico", dijo ayer Ricardo Monner Sans, abogado ad honorem de la familia Hill.

Fuentes: Clarín.

Comentá y expresate