La policía halló a una mujer de 78 años que llevaba unos 15 años muerta por causas naturales en su baño. Los vecinos, quienes aseguran que la última vez que vieron a Isabel Rivera Molina con vida fue en septiembre de 2004, llevaban años pidiéndole a la policía local que ingresara a su casa.

El último martes los bomberos entraron al piso de Isabel, que ahora tendría 93 años, porque una sobrina con la que no tenía relación denunció su desaparición en la policía, tras ir al domicilio y no obtener respuesta.

El hecho ocurrió en Madrid, cuando los agentes junto a parientes de la mujer trataron de entrar a la vivienda, pero al no lograr abrir la puerta, tuvieron que intervenir los bomberos. Estos pudieron ingresar al segundo piso, en el que vivía la mujer, por la terraza y con la ayuda de una escalera, tras empujar una ventana que estaba semi abierta.

Según el diario El Mundo, el cadáver que estaba momificado fue encontrado en el baño, y de acuerdo con los médicos, la mujer podría estar muerta desde hace 14 a 16 años. El cuerpo no se descompuso luego de su fallecimiento, debido a la humedad de la estancia y a que había una rendija de ventilación, que produjo el proceso de conservación cadavérico de la momificación.

"Sospechábamos que estaba muerta, pero qué más vamos a hacer", señalaron los vecinos al descubrir esta noticia. "La familia se acordó un poco tarde", comentaban las mujeres del barrio de Isabel, que vivía sola en el segundo B desde que murió su marido, aproximadamente en el año 2000.

Isabel saludaba al vecindario y era educada aunque no mantenía una gran amistad con ellos. Puede ser que esto se deba a la depresión que saben que sufría desde antes de que muriera su marido, y que se agravó con su fallecimiento.

Comentá y expresate