Un hombre de 33 años fue hallado muerto dentro de un freezer abandonado en un descampado, según informaron fuentes policiales. Los investigadores creen que el joven, que sufría graves problemas de adicciones, murió asfixiadoal cerrarse accidentalmente la tapa del freezer mientras inhalaba pegamento.

El hecho ocurrió en la localidad bonaerense de Matheu, en el partido de Escobar. Una mujer y su sobrina encontraron el cuerpo en el interior del freezer y llamaron al 911.

Según publicó El Día de Escobar, vecinos del lugar indicaron que el joven vivía en la calle, aunque solía pasar días enteros en ese sitio, descansando o incluso pernoctando en el freezer. También trascendió que se llamaba Mario y que se ganaba la vida recolectando metales y otros elementos reciclables que luego vendía.

El joven sufría un grave problema de adicción causado por la inhalación de pegamento. Su caso estaba judicializado y la semana próxima debía presentarse en el Hospital Municipal de Adicciones para iniciar un tratamiento.

La principal hipótesis de los investigadores es que el joven habría muerto asfixiado al cerrarse la tapa del freezer mientras descansaba. Al lado de su cuerpo encontraron una lata de Poxiran y tres bolsas de nylon con ese adhesivo, cuya inhalación produce efectos dañinos.

“No presentaba ningún tipo de lesión ni ningún elemento que hiciera presumir la participación de terceras personas”, afirmaron fuentes de la Subcomisaría de Matheu.

Del procedimiento participaron representantes de la fiscalía descentralizada de Escobar, un médico forense, personal de Policía Científica y Defensa Civil.

Comentá y expresate