Un hombre apareció este jueves asesinado a puñaladas, desnudo y envuelto en una cortina de baño en las escaleras del cuarto piso de un edificio del barrio porteño de Recoleta, y por el crimen fue detenido como sospechoso un ciudadano chileno que habita en el primer piso, informaron fuentes judiciales y policiales.

El hecho ocurrió en un edificio de la calle Guido 1928, donde alrededor de las 10, el encargado realizaba tareas de limpieza y al llegar a las escaleras del cuarto piso, encontró a un hombre muerto y envuelto en una cortina de baño que, a simple vista, presentaba manchas de sangre en la espalda.

El portero y los vecinos llamaron al 911 y de inmediato arribó al edificio personal de la Comisaría Vecinal 2A de la Policía de la Ciudad, con jurisdicción en esa zona de Recoleta, y se hicieron presentes para dirigir la investigación la fiscal Silvana Russi, a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 43, y funcionarios del Juzgado 18 del mismo fuero, a cargo del juez Pablo Ormaechea.

Convocados por la fiscal y el juez, peritos de la Unidad Criminalística revisaron a la víctima y determinaron que se trataba de un hombre joven de entre 20 y 30 años que era ajeno al edificio, que se encontraba desnudo y que tenía algunas puñaladas por la espalda.

Detectives de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad se sumaron a la pesquisa y de inmediato comenzaron a entrevistarse con habitantes del edificio para intentar determinar en qué departamento podría haber ocurrido el crimen.

“Rápidamente varios vecinos comenzaron a mostrar sus sospechas con un habitante del primer piso. Un hombre chileno que hace varios años vive en el inmueble y que ya había despertado algunas quejas en el consorcio por los hombres extraños que hacía ingresar al edificio”, dijo a Télam uno de los investigadores.

A pedido de la fiscal Russi y con el aval del juez Ormaechea, la Policía de la Ciudad realizó un allanamiento en la vivienda del primer piso señalada, y detuvo como sospechoso a su habitante, quien fue identificado por los pesquisas como Juan Pablo Machado Kuschel, de 42 años.

“Estamos viendo si la víctima era un conocido de él, una cita ocasional o alguien que ofrecía algún tipo de servicio sexual”, dijo a Télam un jefe policial.

La Unidad Criminalística realizaba esta tarde una exhaustiva revisión del departamento que para los investigadores es la escena primaria del crimen.

“La sospecha es que lo mató en su casa, lo envolvió en la cortina y después lo plantó en las escaleras del cuarto. Tenemos que ver todavía si para ello usó el ascensor o si lo subió a la rastra”, detalló una de las fuentes consultadas, quien confirmó que en el departamento del sospechosos se hallaron manchas de sangre y se detectó el faltante de la cortina de baño.

Por su parte, Dante, encargado de un edificio de la zona, contó esta tarde al canal Todo Noticias (TN) que se enteró de lo ocurrido justamente por su colega del inmueble donde se cometió el crimen y que “desde un inicio, cuando se escuchó que este cuerpo tenía evidentes signos de haber sido asesinado, todos dijeron ´es el chileno´”.

“Es un vecino de nacionalidad chilena del primer piso que tiene mala fama en el barrio, que tiene antecedentes de intentar vender cheques falsos y de llevar gente de la calle, especialmente jóvenes, a su departamento para tener relaciones”, indicó.

En tanto, el cuerpo de la víctima fue remitido a la morgue judicial de la calle Viamonte y Junín, para que expertos del Cuerpo Médico Forense, realicen la autopsia y también se proceda a su identificación formal a través de las fichas dactilares.

Según las fuentes, los pesquisas recabaron aún más datos sobre la víctima, que se trata de un hombre de contextura física delgada, cabello corto castaño y tez trigueña.

En tanto, los investigadores sospechan que sus ropas fueron arrojadas por el homicida en dos contenedores de basura ubicados enfrente del inmueble, donde también se cree que pudo haber descartado las sábanas de su cama y el cuchillo homicida.

Precisamente, junto a los contenedores, los investigadores hallaron una remera con manchas que podrían ser de sangre, por lo que fue secuestrada. De hecho, esta tarde analizaban un camión de basura en la planta del Ceamse de Colegiales para determinar si es el que recogió esos contenedores.

Comentá y expresate