El intendente de Pinamar, Martín Yeza, quien avaló las restricciones que dispuso provincia de Buenos Aires en el marco de esta Semana Santa, coincidió en que "hay un crecimiento vertiginoso de casos" de coronavirus y destacó que "hay mucha gente que bajó la guardia" frente a los cuidados necesarios para prevenir los contagios.

“Estamos en un contexto de un crecimiento vertiginoso de casos de coronavirus, hay una mayor cantidad de actividades a puertas cerradas y hay mucha gente que bajó la guardia”, dijo en declaraciones a Radio Provincia.

Agregó que es necesario "levantar la guardia entre todos" y afirmó que, de cara a los próximos meses, "ése va a ser el principal desafío".

"Desde el Estado estaremos fiscalizando comercios gastronómicos y hoteleros, con quienes ya venimos trabajando durante toda la temporada”, adelantó.

A futuro, el intendente sostuvo que es necesario el "consenso" respecto a "tomar decisiones drásticas" si así lo requiere la situación epidiemológica.

Respecto a las expectativas por la llegada de turistas en Semana Santa, Yeza manifestó que “suele ser un fin de semana de propietarios y el turismo de cabaña funciona muy bien y también el de hoteles pequeños”.

Comentá y expresate