Licenciada Jorgelina Garri

Nutricionista MP 5777

¿Qué es la Hipertensión Arterial (HTA?

Es un trastorno en el que la sangre ejerce sobre los vasos sanguíneos una tensión persistentemente alta que puede dañarlos. Cada vez que el corazón late bombea sangre a los vasos sanguíneos que la transportan a todo el cuerpo. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias)al ser bombeada por el corazón (OMS).

Cuanta más alta es la tensión, más esfuerzo realiza el corazón para bombear y así sufre mayor desgaste. La mayoría de las personas con hipertensión no muestran síntomas, por eso se dice que es “silenciosa”. En ocasiones, causa síntomas como dolor de cabeza, dificultad respiratoria, vértigo, dolor torácico, palpitaciones y hemorragias nasales. Si no se controla, puede desencadenar en trastornos cardiovasculares graves, tales como infarto de miocardio u otras afecciones. A su vez, también es una enfermedad de larga duración y de progresión lenta. Es decir, se identifica una condición de perdurabilidad en el tiempo, lo que implica un desgaste físico y emocional en quien la padece, así como también en la familia y en quien está en el rol de cuidador, comprometiendo la salud emocional y el equilibrio del paciente y de quienes lo rodean. En cuanto al tratamiento de la enfermedad se deben diferenciar 2 tipos de estrategias que frecuentemente son complementarias: el tratamiento farmacológico y el higiénico dietético. Ambos son fundamentales para disminuir complicaciones.

Las recomendaciones nutricionales según las guías de HTA en Argentina incluyen: Reducción del consumo de sal: dado que el exceso incrementa la presión arterial. La sal o cloruro de sodio produce retención de líquidos por parte del organismo, lo cual ocasiona el aumento del volumen de sangre y por lo tanto de la presión arterial. Otro punto importante, es disminuir el consumo de grasas saturadas, ya que su consumo en exceso podría perjudicar la salud (manteca, chocolates, lácteos enteros); es importante a su vez, incluir grasas mono insaturadas, estas son el tipo de grasa que deberíamos consumir más frecuentemente (aceite de oliva, aceite de canola, nueces).

Realizar al menos 150 minutos semanales de actividad física de intensidad moderada como por ejemplo caminata rápida, baile, bicicleta, realizar tareas domésticas, etc. Controlar la HTA con toma de presión arterial en consultorio para diagnóstico temprano y prevención. Se aconseja efectuar la compra de un tensiómetro para autocontrol una vez diagnosticado. Además, limitar el consumo de alcohol, evitar y/o disminuir el tabaco. Siempre consultar al médico, y realizar tratamiento nutricional.

El rol de la familia

Las enfermedades crónicas afectan en quienes las poseen pero además, tienen impacto en sus familias y en los cuidadores.

La familia es considerada el principal apoyo para una persona y más aún en el enfermo quien siente la necesidad de estar acompañado para transitar de manera más liviana su enfermedad. Cuando a una personase la diagnostica con una enfermedad crónica, se evidencia un desequilibrio en las dinámicas familiares, que no solo afectan al paciente, sino también a los integrantes del núcleo familiar.

En lo emocional, la enfermedad crea un desequilibrio en el paciente y sus familias y modifica la cotidianidad. En el paciente hipertenso es muy importante que los miembros de la familia estén al tanto e informados dela situación, que sepan qué medidas hay que tener en cuenta y de qué manera motivar, entre otras cosas.

Alguna de las acciones que pueden ser de gran ayuda para acompañar y prevenir complicaciones son: realizar actividad física en conjunto, de manera que sea más llevadero y la persona no se sienta sola. En el caso de tomar medicación, recordarle diariamente el horario de la toma, a través de diferentes estrategias como por ejemplo colocar una alarma en el teléfono o algún cartel visible en la casa.

Tratar de llevar una alimentación saludable que incluya a toda la familia. Incluir variedad de alimentos, frutas y verduras, cereales integrales, no incluir productos procesados y ultra procesados, pues gran parte de ellos contiene alto contenido de sodio. Evitar el agregado de sal en las comidas, buscando alternativas para su reemplazo, una buena opción es el uso de variedad de condimentos para resaltar el sabor de las comidas. Evitar colocar el salero en la mesa a la hora de comer. Buscar estrategias para quitarle el sodio a los alimentos, como remojar las verduras durante unas horas y luego escurrir, esto permite que el sodio que contienen las verduras se reduzca.

Medir la presión arterial todos los días para llevar un control. Mantener un clima agradable en el hogar, principalmente a la hora comer, evitar cualquier situación desagradable que pueda generar estrés. Se recomienda prestar atención y leer las etiquetas o rótulos de los productos del mercado, muchos de ellos contienen alto contenido de sodio, por ejemplo, el agua envasada. Elegir aquellos que tengan menor cantidad de sodio.

Tener en claro que es importante apoyar siempre, predisponerse al cambio de hábitos y saber que ese cambio será beneficioso para toda la familia.

TURNOS: 1167223620

@nutri.jorgelinagarri

Comentá y expresate