En el verano de 1989 cuatro jóvenes llegaron con un velero a las Islas Malvinas a pesar de las restricciones militares de la época.

Javier Brizuela fue el capitán del velero Patagón y estuvo a cargo de la logística de la expedición: "Estuvimos un año trabajando en el proyecto, todavía eran muy tensas las relaciones", contó a Telediario.

"No había cartas de navegación y no sabíamos como llegar a las islas. Las conseguimos gracias a un amigo que estaba en Houston, Estados Unidos", relató Brizuela.

La epopeya se dio siete años después de la guerra y nunca había amarrado un barco de bandera nacional en Puerto Argentino: "Tuvimos la suerte llegar a las Malvinas con la bandera argentina y poder cantar nuestro himno", afirmó ante los medios cuando llegaron a Mar del Plata.

Los jóvenes enfrentaron olas impresionantes pero no pudieron llegar a pisar suelo: "Su trato con nosotros fue muy correcto pero nos dijeron que si no nos íbamos la situación se convertiría en un conflicto militar", dijo el capitán.

patagon.jpg

"Estuvimos dentro de la zona de exclusión y amarramos 26 horas en Puerto Argentino. Fue algo increíble", describió

patagon 2.jpg

Para finalizar, describió que "la llegada a Mar del Plata fue emocionante porque mucha gente" los recibió en la Escollera Sur.

Mirá la nota completa:

Embed

Comentá y expresate