“Está dando vuelta esto de llevarnos a que cerremos el Hogar, no lo queremos cerrar, pero con estas facturas se hace imposible”, asegura la hermana Silvia Rivas, una de las responsables del Hogar de Lourdes, establecimiento donde permanecen internados unos 50 adultos mayores y al que acaban de llegar resúmenes mensuales de gas y luz por un total superior a los 160000 pesos.

La preocupación es enorme en esta comunidad religiosa que sigue adelante con sus prestaciones pero queda en la encrucijada de responder con una suma muy difícil de alcanzar o quedar en situación de riesgo de corte de estos servicios, que consideran imprescindibles para la atención de sus internos.

Admitió que no es una situación particular sino que la suba de tarifas golpeó a todos los sectores de la comunidad por igual. “Somos conscientes que solas no podemos”, dijo sobre el esfuerzo que vienen haciendo desde hace casi dos años, cuando comenzaron estos ajustes en los valores de servicios públicos que llegaron a este extremo. “Necesitamos un subsidio o algo porque si no cómo hacemos para afrontar los salarios de la gente”, planteó Rivas.

factura gas hogar 3

Las facturas de gas recibidas son de 104000 y 18000. A las que hay que sumarle la energía eléctrica del mismo mes, que llegó a 42300 pesos. “Esto va subiendo y se nos hace difícil afrontar este tipo de facturas”, dijo la religiosa y recordó que se trata de dos servicios fundamentales, pero que también el Hogar de Lourdes deber responder por salarios y aportes de su personal. “También hay que afrontar todo y la alimentación de los abuelos”, acotó.

factura gas hogar 1

La factura anterior de gas había sido de 64000 pesos y fue todo un desafío poder cubrirla en tiempo y forma. Lo mismo la de luz, que fue de 37700. “Hoy estamos preocupados por lo que nos vendrá en la próxima”, destacó, teniendo en cuenta que en las últimas semanas se han vivido las temperaturas más bajas del año. “Todavía nos queda un mes con frío”, dijo, preocupada.

También aclaró que los recursos son limitados. Rivas explicó que de los casi 50 internados solo 15 o 20 abonan estada. En algunos casos responden con sus propias jubilaciones y pensiones. “Es lo que tienen”, destacó. Pero también hay otros a los que se los recibe, aloja y atiende sin pagar nada porque no tienen ni siquiera un ingreso previsional.

Comentá y expresate