El sociólogo Horacio González, cofundador de Carta Abierta -el movimiento de intelectuales reunidos para respaldar la gestión de Cristina Kirchner en 2008, durante el conflicto con el campo- y ex director de la Biblioteca Nacional, abogó por una reescritura de la historia argentina pero no desde "una multiplicidad graciosa y finita (...) sino que tiene que ser una historia dura y dramática, que incorpore una valoración positiva de la guerrilla de los años 70 y que escape un poco de los estudios sociales que hoy la ven como una elección desviada, peligrosa e inaceptable".

"Hay que reescribir la historia argentina pero no en esa especie de neoliberalismo inspirado en las academias norteamericanas de los estudios culturales, donde hay una multiplicidad graciosa y finita. Sino que tiene que ser una historia dura y dramática, que incorpore una valoración te diría positiva de la guerrilla de los años 70 y que escape un poco de los estudios sociales que hoy la ven como una elección desviada, peligrosa e inaceptable", remarcó González, que actualmente dirige la sección argentina de la editorial Fondo de Cultura Económica, en declaraciones a la Agencia Paco Urondo, en el marco de una larga entrevista en la cual se mostró convencido del triunfo del Frente de Todos y expresó su esperanza de que desde "el día uno del nuevo gobierno" vayan juntos "el planteo de lo económico y también el de lo cultural".

En opinión de González, la reescritura de nuestra historia debe también "incorporar una visión que reponga la presencia de la veta indigenista en la política y cultura argentina de otra manera". De una manera que "llegue en su extremo último de debate a colocar al país como un país plurinacional", explicó.

"Argentina es el país más alejado respecto a eso [pueblos originarios] de toda Latinoamérica; hubo una actitud de exterminio de las poblaciones indígenas", dijo, aunque luego admitió que ello se debía a que en países como los andinos había "grandes culturas menos nómadas que la cultura indígena argentina".

"Esto puede cambiar con este gobierno nuevo -cree Horacio González- que puede rehacer el mapa etnocultural de la Argentina. Y esto sería tan importante como pagar la deuda externa, la legítima o la ilegítima".

En cuanto a una futura gestión de Alberto Fernández, se explayó sobre el rol de Cristina Kirchner y el de "la calle".

"El gobierno es una forma de comprimir en leyes, dictámenes, en discusiones reservadas, todo lo que se expresa en la calle. Considero que el próximo gobierno debe ser un gobierno de acción inmediata y urgente pero también de mucha meditación en caliente", sostuvo. "Yo creo en la calle", insistió.

"Por más programa que hagan los equipos técnicos lo que sucede en la calle va mucho más allá de lo técnico. Para ejercer el poder tenés que tener algo de anarquista. Cristina tiene algo de eso. Alberto Fernández continuamente dice 'soy hijo de un juez, soy profesor universitario'. Tiene la vestimenta del viejo porteño, pero debería dejarse invadir por ese rasgo de anarquismo que tienen todas las formas del poder", sugirió.

Se dijo "optimista" sobre el próximo gobierno "porque nos saca de esta salvajada que hicieron en lo económico y en lo espiritual". Y definió: "Gente que hace retiros espirituales, pero no sabe qué es eso del espíritu. Gente que pregona la religión de la meritocracia sin contemplar el daño que hacen a millones de personas".

Comentá y expresate