La política argentina continúa modelándose para definir las fuerzas que competirán por el poder en el 2023. Mientras el futuro del Frente de Todos aún es una cosa incierta, la coalición opositora, Juntos por el Cambio, delimita sus fronteras ideológicas. Por un lado, hace una semana el gobernador porteño (y tal vez el principal candidato de la fuerza), Horacio Rodríguez Larreta, explicó por qué no habrá una alianza con el diputado liberal Javier Milei, y por el otro, este martes ratificó tener posiciones irreconciliables con el kirchnerismo.

Las palabras de Larreta se dieron en un encuentro realizado por la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en Argentina (AMCHAM) y celebrado en el Alvear Icon de Puerto Madero. Además del gobernador de la Ciudad de Buenos Aires, participó el ministro de Economía, Martín Guzmán. Ambos formaron parte del panel "Construyamos un país sustentable", junto a Facundo Gómez Minujin, presidente y senior country officer de J.P. Morgan para Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia.

El jefe de Gobierno porteño fue el primero en tomar la palabra y definió las fronteras de las alianzas y la unidad que busca conformar para construir su camino a la presidencia. En ese sentido, dijo: "con el kirchnerismo no me voy a poner de acuerdo nunca con la visión de país".

Además añadió que la polarización política en la sociedad no es beneficiosa para lograr objetivos concretos, ya que "con lo que alcanza para ganar una elección en la Argentina, no alcanza para las transformaciones". Especificó que "con 50% más 1% se gana una elección, pero no se transforma". Aunque no lo dijo de manera literal, señaló que Juntos por el Cambio tiene que "buscar el 70% de apoyo".

Por eso, aclaró que es necesario negociar con otros actores políticos para lograr una gobernabilidad estable. "Y negociar significa ceder", dijo, aunque especificó: "ésto no puede ser una transacción, no se puede cambiar dos leyes por tres cargos, o que un gobernador apoye una ley por un puente".

image.png

Continuando con la misma idea de construcción política, señaló que una fuerza que tenga como objetivo gobernar debe "mantener a la mayoría dentro de una posición de centro, alejada de los extremos". En ese punto volvió a aclarar la negativa de incorporar a Milei en la coalición. "No podemos llegar desde la grieta. Si para llegar tenemos que insultar a todo el mundo, después no podemos pedirles apoyo para ninguna transformación", expresó. También aclaró que los miembros de los frentes de izquierda tampoco son tenidos en cuenta para unir apoyos.

Por último, dio a entender que no está esperando a iniciar una campaña oficial, sino que su camino a la Casa Rosada ya lo emprendió. “Si uno está convencido como yo, no se puede esperar a diciembre de 2023, hay que trabajarlo desde hoy”, dijo.

Empleo Joven

Antes de participar del encuentro en Puerto Madero, Horacio Rodríguez Larreta presentó el Plan Empleo Joven en la Ciudad de Buenos Aires y la particularidad es que lo acompañó el senador nacional, Martín Lousteau, quien aseguró que disputará la gobernación porteña para suceder a Larreta. Entonces, ésto podría ser un guiño de alianza entre los funcionarios, donde Larreta allanaría el camino para que Lousteau sea la nueva máxima autoridad de la jurisdicción.

image.png

Según explicó Larreta, el programa busca "impulsar la contratación de jóvenes de entre 18 y 24 años en distintas empresas, asumiendo desde la Ciudad el pago de un porcentaje de su sueldo por un año".

https://twitter.com/horaciorlarreta/status/1523985220155936769

"Esto se traduce en inclusión laboral, menos brechas y más oportunidades", twitteó.

Martín Guzmán contra las balas amigas

Después de las palabras de Horacio Rodríguez Larreta en el encuentro de AMCHAM, tomó la centralidad del panel el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien defendió su gestión en el Palacio de Hacienda, más cuestionado por propios que por ajenos. En ese sentido, dijo que "la recuperación en la Argentina es fuerte".

El ministro no perdió la oportunidad para contraatacar a las críticas que ha recibido en el último tiempo por el sector kirchnerista del Frente de Todos.

En referencia a otras gestiones comandadas por el kirchnerismo señaló que las políticas monetarias adoptadas fueron problemáticas. “Por mucho tiempo se han dado situaciones en donde sistemáticamente el Banco Central financia al Tesoro. En una economía bimonetaria como la llamamos en la Argentina eso es un problema”.

image.png

Con respecto a uno de los problemas que más preocupa a los argentinos, la inflación, dijo que para bajarla "hay que atacar las múltiples causas que la generan", primero aplicando "un programa económico consistente" y luego "conectar el corto plazo con el mediano plazo".

Otra de las cuestiones más importantes para evaluar las políticas económicas de un gobierno o de un programa es la situación fiscal. Por eso, Guzmán remarcó lo importante que es igualar las cuentas. "Si no, siempre vamos a tener problemas de deuda o de una moneda débil", dijo. Además dijo que "salvo que haya un shock de buena suerte" no sería posible llegar a un equilibrio fiscal, "porque implicaría terminar la recuperación".

Comentá y expresate