Los delincuentes de una banda integrada por un policía que escuchaba la frecuencia policial para cometer entraderas a jubilados en Mar del Plata quedaron imputados, además, por otro robo violento en una vivienda.

La organización fue desbaratada y estaba integrada por un efectivo del Comando de Patrullas Norte que realizaba escuchas de la frecuencia policial y que fue desafectado de la fuerza. "Hoy sin escucha hasta las 8 y media".Esa y otras frases fueron las que pronunciaba el policía Víctor Manuel Correa en diálogo con un grupo de delincuentes a los que ayudaba a robar. Así lo indican los llamados telefónicos intervenidos en la investigación del fiscal Mariano Moyano y la DDI que permitió desbaratar a la banda de ladrones que operaba en Mar del Plata.

El nuevo robo que se le imputa a la organización ocurrió el 23 de octubre en una casa de Marcos Sastre al 2000. Los delincuentes, identificados como Kevin Arripe, Sergio Uñate y Diego Rebolledo, ingresaron por el patio, redujeron a la dueña -una jubilada de 75 años- y la amenazaron con cortarle los dedos y la lengua. Tras revisar la vivienda, escaparon con dólares, $300.000 y joyas.

Correa mantuvo contacto telefónico durante el robo con sus cómplices, a quienes les informó todo lo que sucedía afuera de la casa e incluso les indicó por qué calles debían escapar con el auto para no ser interceptados por la policía.

En los allanamientos realizados por la DDI dos días después del robo, se secuestró en los distintos domicilios de los imputados documentación y alhajas de la víctima, el auto en el que se dieron a la fuga del lugar, y parte del dinero robado (alrededor de $ 40.000 y 550 dólares).

Rebolledo, Arripe y Uñate fueron detenidos por el delito de robo doblemente agravado y Correa por robo triplemente agravado en razón de su condición de funcionario policial.

Comentá y expresate