En una entrevista radial, el ex presidente Eduardo Duhalde confesó que atravesó una situación de salud mental muy delicada, y que incluso derivó en pensamientos suicidas.

Las fuertes revelaciones llegaron cuando Duhalde contó que había tenido algunos pensamientos negativos, y lo asoció a una depresión no diagnosticada que intentó tratar con un remedio casero recomendado por unos amigos.

"Estuve muy mal de salud e intenté suicidarme por un remedio que había tomado y casi me suicido. Como no tengo médico de cabecera —relató Duhalde— en el club me habían dicho que estaba deprimido y me lo dieron. El problema es que el 4% de los que lo toman tienen ideas negras", contó.

"Intenté suicidarme pero, por suerte, las personas que fui a visitar esa noche, y vivían en pisos altos, no estaban. Cuando subí al coche ya estaba mal, me enojé porque no estaban y me fui a tirar. Los que estaban conmigo se dieron cuenta, me llevaron al médico y perdí la razón. Ya estoy mejorando. Costó mucho salir pero estoy bien, dispuesto a trabajar en lo que hice siempre", agregó en una entrevista con Radio Perfil.

Consultado por el desgaste en la salud que genera ejercer la presidencia, expresó que es necesario desenchufarse y hasta aconsejó a Alberto Fernández.

"En el mundo pasa eso. Acá lo criticaron a Macri cuando dijo que se desenchufaba después de las nueve de la noche, pero es lo que tiene que hacer. El que no lo entendió fue el Presidente, que tiene un límite como cualquier ser humano. Si no se cuida le va a pasar lo mismo que a Fernando De la Rúa, que nos dimos cuenta de que el cuerpo estaba ahí pero no su psiquis no, parecía un autómata. Alberto no lo entendió, tomaba decisiones y cambiaba de opinión al poco tiempo.

Duhalde sostuvo que no tiene intención de ocupar cargos políticos, pero que trabaja para "unir a los argentinos". "Si creen que tienen una solución y no se unen, es porque no entienden de política", dijo.

Duhalde, Kosteki y Santillán, 20 años después

El ex presidente también fue consultado por el 20° aniversario del asesinato de los piqueteros Maximiliano Kosteki y Darío Santillán a manos de las fuerzas de la policía bonaerense.

"Estamos viviendo un momento en el que nadie sabe si es verdad o mentira lo que se dice. La mayoría de los que se movilizaron fueron jóvenes y les contaron cosas que no son ciertas. A las cuatro horas del episodio sabíamos quién había sido el responsable, llamé al gobernador de la provincia de Buenos Aires e inmediatamente di la orden para meterlo preso. Pero quieren que hacer lio con eso", dijo.

"Siempre cuando goberné tuve la suerte de que los temas importantes tuvieron a sus responsables presos y ya sabemos lo que pasó con José Luis Cabezas", se defendió el lomense.

Sobre su gobierno, afirmó que se trató del "primer y único gobierno de unidad nacional de nuestra historia". "El día que asumí le exigí a quienes me querían como presidente que me votaran todos o no asumía y ahí recién acepté, cuando la gran mayoría me apoyó".

"Al principio, me puse tres objetivos y decidí cumplir esa misión para después irme. Esos puntos eran: pacificar el país, recuperar capacidad de conducción del Estado y cambiar el modelo económico por uno productivo. La paz puso en riesgo lo demás y me di cuenta que adelantado la fecha iba a mantener pacificado el país hasta el ultimo día", sostuvo, consultado si el asesinato de Kosteki y Santillán fue determinante para el adelantamiento de las elecciones.

Fuente: Clarin

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate