El Índice de Precios al Consumidor (IPC) del mes de agosto se dará a conocer este miércoles, y, acorde a las principales consultoras, éste rondara el 6,6%. De esta forma, la inflación del mes pasado marcará una desaceleración respecto a la de julio, que alcanzó niveles récord no vistos desde hacia dos décadas. Por otro lado, de cumplirse estas predicciones, la suba de precios de los últimos doce meses rondaría el 75%, mientras que desde el sector privado ya consideran que a fin de año la inflación del 2022 se acercará al 100%.

Así pues, las cifras inflacionarias de agosto en conjunto con las de julio, que fue del 7,4%, serían las más graves de la gestión del presidente de la Nación, Alberto Fernández. Cabe destacar que el propio equipo económico reconoce que la inflación de julio fue un golpe importante para el Poder Ejecutivo, y que sus efectos hicieron crecer la volatilidad cambiaria.

Para comprender mejor estas predicciones, hay que considerar que en los últimos meses el Gobierno Nacional, ante esta situación cambiaria, opto por reforzar las restricciones a la importación, cerrando la vía para realizar compras al exterior, sean insumos, bienes de capital o bienes de consumo y servicios, al precio oficial del dólar. La necesidades energéticas, es decir, la importación de energía y su costo elevado, también son factores que elucidan esta cuestión.

Otros dos factores que explican la elevada inflación de estos meses son el desplome de los bonos en pesos atados a la inflación, que obligó al Banco Central de la República Argentina (BCRA) a rescatarlos, y la salida de Martín Guzmán del Ministerio de Economía, que, ya en la gestión de Silvina Batakis, generó una fuerte volatilidad que llevo al dólar paralelo a valer $350.

image.png
La inflación de agosto sería, según algunas estimaciones, del 6,6%.

La inflación de agosto sería, según algunas estimaciones, del 6,6%.

Teniendo en cuenta todo lo expuesto anteriormente, el consenso de los especialistas es que la inflación de agosto se situará alrededor del 6,6%, mientras que el piso para los números inflacionarios de los próximos cuatro meses que quedan del año sería del 5,5%, siendo difícil que éste sea perforado. Además, cabe remarcar que según el Relevamiento de Expectativas de Mercado que realiza el Banco Central, la inflación de todo el 2022 podría rondar el 95%, a pesar de que otros de los profesionales que participan en el indicador estiman que podía alcanzar el 112,3%.

Entrando en mas detalle, en los últimos doce meses el rubro que más incidencia en la inflación acumulado anual fue el de Alimentos y bebidas no alcohólicas, con 17,5 puntos porcentuales. Le siguieron Restaurantes y hoteles (9,77 puntos), Prendas de vestir y calzado (8,8 puntos), Transporte (7,1 puntos) y Salud (7,04 puntos).

En cuanto a las causas detrás de esta coyuntura, un informe de Ecolatina explica que "esta aceleración del proceso inflacionario es mayormente explicada por factores locales, pero los internacionales contribuyeron también a la aceleración, aunque en menor medida”.

“Los factores detrás de la aceleración inflacionaria a nivel global fueron las políticas monetarias expansivas de distintos países, cuellos de botella que complicaron la oferta en las cadenas globales de valor y una demanda pujante. Sobre esta dinámica se montaron los impactos más recientes de la escalada bélica en Ucrania, intensificando dos tendencias previas: mayores precios de la energía y los alimentos y más elevados costos de transporte, resultando en crecientes presiones inflacionarias”, sigue el documento.

image.png
La guerra entre Rusia y Ucrania es uno de los factores externos que incide sobre el índice inflacionario del país.

La guerra entre Rusia y Ucrania es uno de los factores externos que incide sobre el índice inflacionario del país.

“Más allá del contexto internacional, los factores locales fueron los que explicaron en mayor medida la aceleración inflacionaria. En este sentido, la actualización -al menos parcial- de algunos precios regulados (como combustibles y tarifas de servicios públicos), registros estacionales más altos a los esperados a principio de año (como frutas y verduras e indumentaria), una mayor sensibilidad de los precios ante variaciones de los dólares paralelos y un creciente financiamiento monetario del déficit fiscal generaron un desanclaje de expectativas”, agrega.

Por su parte, un relevamiento realizado por la consultora LCG estimó que “en la primera semana de septiembre la suba de precios de los alimentos promedió 2,66%, acelerándose 0,84 puntos respecto la semana anterior. El índice de alimentos y bebidas presentó una inflación mensual de 6,8% promedio en las últimas 4 semanas y 8,3% punta a punta en el mismo periodo”. Esto demuestra que, partiendo de los datos preliminares de lo que va de septiembre, la inflación tampoco desacelerará este mes.

Comentá y expresate