miércoles 28 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Inflación preocupante y dólar picante

La columna de Carlos Arbía respecto al fuerte índice inflacionario argentino y la futura cotización del dólar.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
12 de agosto de 2022 - 22:24

Por Carlos Arbia

La macro argentina por ahora continúa en situación crítica y los mercados y el mundo empresario están a la espera de políticas concretas que comiencen a eliminar algunos desequilibrios fiscales monetarios y cambiarios. Las medidas implementadas la semana pasada por el ministro de Economía, Sergio Massa, como la postergación de vencimientos de la deuda del Tesoro en pesos y la fuerte suba de tasas de interés por ahora no implican un cambio de la dinámica económica sino que son solo medidas que se tendrían que haber realizado antes. Es lo que el mercado financiero llama “Guzmanismo sin Guzmán”.

Dos puntos preocupantes

Hay que señalar dos puntos preocupantes. El primero es que la suba de la tasa de política monetaria anunciada el jueves es el aumento más alto de una sola vez desde el 12 de agosto de 2019, luego del triunfo en las PASO del Frente de Todos sobre Cambiemos cuando el BCRA a cargo de Guido Sandleris decidió subir en 1100 puntos básicos la tasa para llevarla del 63 al 74 % nominal anual. El segundo es que el informe de inflación de julio conocido ayer muestra que por primera vez luego de 30 años hay un dato donde inflación anual superó el 100 por ciento. Se trata del sub rubro Prendas de Vestir y Calzado dentro del rubro Indumentaria que aumentó un 100,5 % en los últimos 12 meses.

image.png

Cotización del dólar oficial y los dólares alternativos, fuente: Infobae

Este viernes el dólar paralelo cerró a 295 pesos y el riesgo país se ubicó en los 2450 puntos lo que muestra que por ahora las medias anunciadas no han provocado cambios profundos en el sistema financiero. Un reciente informe de la consultora financiera Consultatio Plus sostiene que: “con respeto a lo que puede venir si no se toman más medidas como una estabilización del mercado cambiario y monetario la aceleración inflacionaria conocida esta semana podría espiralizarse y ese es el mejor termómetro de la velocidad del deterioro de la de la macroeconomía”.

En relación al aspecto cambiario el economista Salvador Di Stefano explicó a AHORA que de mantenerse este esquema el pronóstico para el dólar de acá a un año podría estar cerca de los $ 500, por lo tanto no parece por el momento adecuado vender dólares para invertir pesos con una tasa del 69,5% anual para los plazos fijos. Al respecto sostiene que la suba de tasas del BCRA tendría que haber sido más fuerte de la anunciada el jueves pasado en particular porque la inflación del 7,4 mensual de julio ya se lleva parte de esa suba de tasas de interés.

image.png

Fuente: Infobae

La suba de tasas de interés es algo necesario pero no suficiente

El BCRA subió la tasa frente a una inflación que en los próximos 60 días podría trepara a niveles del 80% anual con un dólar picante. La suba de tasas de interés es una condición necesaria pero no suficiente para mantener a raya a la inflación y a los dólares alternativos. Sería necesario que el gobierno muestre vocación por reducir el déficit público, si ello no ocurre la suba de tasas no cumplirá con los objetivos de bajar la inflación y hacer retroceder a los dólares alternativos. Si para el mes de agosto la inflación se ubica en torno del 6,0%, la inflación de los últimos 12 meses subiría a niveles del 77,0% anual, y si sube al 7,0% en el mes de agosto, la tasa de inflación de los últimos 12 meses subiría al 79,0% anual.

Es factible que esa suba de tasas de interés en el actual contexto generare un cambio en el comportamiento de los actores de mercado. Con tasas más elevadas, algunos actores de mercado preferirían no tomar financiamiento y proceder a la liquidación de inventarios, esto implica que se liquidaran más exportaciones, se venderá el stock existente en las empresas, se venderá dólares ahorrados y se proceda a la cancelación de las financiaciones, dado que en el nuevo contexto financiero serán más onerosas.

Lo cierto es que también una suba de tasas de esa magnitud implicará un menor nivel de actividad económica y una restricción de los préstamos a individuos y a pequeñas y medianas empresas y podría repercutir en un menor consumo de bienes y servicios.

Si bien la llegada de Sergio Massa al ministerio de Economía fue positiva para el mercado, pudiendo sobrepasar una prueba importante con el canje de deuda en pesos reciente dado que se logró posponer los vencimientos de los próximos tres meses hasta septiembre de 2023, y habiendo una menor presión cambiaria con la baja de los dólares implícitos, los inversores aún dudan del plan anunciado por el ministro porque además de las necesidades financieras en moneda local, hay una evidente escasez de dólares y un exceso de pesos que preocupa al mercado financiero en caso que se quieran transformar en dólares en el futuro cercano.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar