martes 5 de marzo de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

"Universo running", la nueva tapa de revista Central

Cada vez más marplatenses salen a correr por la costa. Entrevista a Leonardo Malgor, uno de los mayores referentes locales en el atletismo

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Hoy en día, al observar la costa marplatense se pueden notar varios detalles que conforman al todo del paisaje: el sonido del oleaje que rompe contra las piedras, el viento que roza la cara, los barcos que entran y salen del puerto para desarrollar su faena diaria, los sonidos usuales que acarrea una ciudad tan populosa y a una gran cantidad de atletas que desarrollan desiguales actividades deportivas. Así, se pueden encontrar a hombres y mujeres de diferentes edades, que vestidos con diversos conjuntos deportivos, y a todas horas, elijen al principal atractivo de Mar del Plata como punto geográfico para ejercitarse. Una de las principales actividades que más resalta en todo el abanico es el running que, cada vez más, suma a más adeptos.

En este número, quisimos aprender más sobre el universo de esta actividad y todo lo que acarrea. Por eso, entrevistamos a uno de los mayores referentes locales en el atletismo: Leonardo Malgor. Además, investigamos sobre los principales circuitos, clubes locales y todo lo que conforma a este mundo.

Leonardo Malgor: una voz autorizada

Reconocido a nivel nacional e internacional, este corredor y entrenador nacido en Uruguay a fines de la década de 1960, se ha convertido en un importante referente dentro del running. Con tan sólo 13 años se convirtió en una de las principales promesas del atletismo nacional. A los 16 años su nombre empezó a obtener importantes resultados a nivel internacional, entre ellos: el récord sudamericano en 3000 metros (8m34s) en la categoría menor, el récord nacional juvenil de 2000m con obstáculos (5m44s) y los 3000m llanos (8m23s). Con tan sólo 20 años ganó la Media Maratón de la Ciudad de Buenos Aires con 1h04m22s. Logró en 17 oportunidades ser campeón nacional de cross y pista, representó al país en más de 20 ocasiones, recorriendo varios torneos de magnitud internacional, entre ellos, cinco Campeonatos Mundiales de Cross (Bélgica 1991, Estados unidos 1992, España 1993, Hungría 1994 e Irlanda 1999). Su larga carrera deportiva le ayudó luego con su actividad de entrenador. Y, junto a su escuela de atletismo, logró formar un importante grupo de atletas en desarrollo que se destaca a nivel nacional e internacional.

central-1-26-9-16

Como deportista

¿Cómo te iniciaste en el mundo del atletismo? El momento surgió cuando tenía trece años y me encontraba estudiando en el Polivalente de Arte. Fue por la clase de educación física de la escuela secundaria. Recuerdo que el profesor, al ver que corría en sus clases, me invitó a formar parte de un grupo de entrenamiento. Mientras yo participara de ese quipo y no faltara, me exceptuaría de su clase. Si yo faltaba a los entrenamientos, tendría que volver. Y así fue como nunca en la secundaría volví a una clase de gimnasia. A las dos semanas de empezar a entrenar, participé de mi primera carrera y la gané. A partir de allí, fue todo en aumento; cada vez empecé a correr más, a entrenar más y a competir más. Al año y medio estaba batiendo records. Primero fue a nivel local, luego en la provincia y a nivel país. Para los 17 años logré un record sudamericano de menores en la pista de 3000 metros de Mar del Plata.

De todas las competencias en las que has participado, ¿cuáles fueron las que han quedado más grabadas en tu memoria?

La primera que corrí y que gané fue una competencia de tres kilómetros para varones de entre trece y catorce años. Pude ganar esa carrera y eso fue muy importante para mí. La segunda carrera que más recuerdo fue el día que batí ese record sudamericano de menores (en diciembre de 1985) cuando la pista local todavía era de tierra. Y otra competencia muy valiosa fue la primera vez que gané una carrera de calle en Buenos Aires que fue una de 21 kilómetros, el medio maratón de la ciudad de Buenos Aires en 1990. Lo logré con 20 años y eso fue un momento que marcó mi vida, mi carrera deportiva. Y, obviamente, la competencia más importante en la que participé en pista fueron los Juegos Panamericanos de Mar del Plata en 1995.

Como entrenador

¿Qué te llevó a retirarte del mundo del atletismo?

Para mí las lesiones fueron las que me alejaron de la parte competitiva o de alto rendimiento. Y, a la vez, el darme cuenta de que estaba obteniendo una chance laboral importante. Teniendo en cuenta que mi mejor momento como corredor había pasado tenía que empezar a construir quizás mi mejor momento como entrenador. Así que empecé trabajando como entrenador, formando chicos y preparando a gente grande, ocupando los siete días de mi semana que, actualmente, siguen ocupados por la formación de atletas y de corredores aficionados.

central-2-26-9-16

Eventualmente fundaste tu propio club…

Empecé a entrenar chicos a partir de mi trabajo en el Ente Municipal de Deportes (EMDER) pero los chicos que estaban interesados en competir no podían representar el EMDER en los torneos, debían representar a un club. Así, federé un club. Justo dejé de competir en el 2007 y pude desviar toda mi energía hacia otros, sean chicos o grandes. Ese año tenía 30 personas, hoy son 150 mas los chicos de la pista de atletismo que serán 50. De los 150, tengo mucha gente a la que no le cobro un sólo peso. ¿Por qué? porque empezaron siendo papás de chicos que traían a sus hijos a la pista y que empecé a incitar para que trotaran, para que no se quedaran una hora sentados esperando a sus hijos. Después empezaron a llevar a sus hijos a correr a la costa y se fueron sumando. He formado a muchas personas para que compitieran y para poder anotarlos o para que pudieran viajar organizábamos eventos para recaudar fondos. Y a esos eventos iba la gente de la costa, los aficionados. Eso he hecho durante los últimos casi diez años.

Una de las frases que más se te escucha decir es: "Grandes resultados requieren de grandes esfuerzos"...

Depende del objetivo que se plantee cada uno. Dependiendo de la meta que uno se determine, yo le indicaré como podrá alcanzarla, que costos acarreará y de qué modo. Y cuando hablo de costos me refiero a los esfuerzos personales que el corredor tendrá que hacer. Si va a entrenar tres veces por semana, el objetivo no podrá ser muy alto. Si se plantea uno muy alto, los esfuerzos deberán ser muy grandes y durante mucho tiempo.

¿En tu grupo de corredores participan personas en búsqueda de diferentes objetivos o metas?

Hay de todo. Hay chicos que, simplemente, vienen dos veces por semana para jugar un rato. Hay aficionados que se acercan tres veces para hacer algún trabajo físico que les permita vivir mejor pero que no están interesados en competir. Y hay personas que entrenan los siete días de la semana y se plantean a lo largo del año distintas metas, siempre relacionadas con la mejora de marca o con ganar alguna categoría en alguna carrera. Lo mismo ocurre en la pista. Hay jóvenes que desean llegar a representar al país pero para llegar a eso se requieren diferentes trabajos y esfuerzos. Están quienes los siguen, y quienes lo inician y los dejan porque capaz se plantearon una meta demasiado exigente. Uno los va orientando porque tiene experiencia y sólo con ver a un corredor se da cuenta hasta donde ese atleta puede llegar.

central-3-26-9-16

¿La meta de representar al país se refleja en los casos de Mariano Mastromarino, Belén Casetta y María Peralta en los últimos Juegos Olímpicos?

Esos son los tres máximos exponentes del atletismo marplatense de hoy. Sin embargo, hay otros detrás de ellos quizás no tan nombrados pero que están persiguiendo las mismas metas que ellos alcanzaron y más también. Tenemos chicas que han conseguido llegar a campeonatos del mundo de menores; una que llegó a los Juegos Olímpicos de la Juventud en 2014; y a Noelina Madarieta, que salta con garrocha y esa una de las promesas de Tokio 2020. Dentro de esas promesas, además de Belén que llegó a Río con 20 años y de Mariano que si se lo propone podría llegar también, tenemos a otra fondista que hace catorce años que está dedicada a correr desde los nueve años que es Florencia Borelli. A Florencia la entreno desde el 2002 y hoy es, para mí, la mejor fondista que tiene el país. Y cuando decimos fondista decimos de 5000 metros hacia arriba. Este año esta primera en el ranking nacional absoluto en las pruebas de 3000 metros, 5000 metros, 10000 metros y medio maratón. Mar del Plata es una cuna permanente de representantes nacionales en distintos deportes: natación, triatlón, atletismo, ciclismo, patín. Resalta en muchos deportes que no son fútbol; le aporta a los equipos nacionales.

El running y la ciudad

¿A qué se debe que en Mar del Plata surjan tantos deportistas que representen al país? ¿A los entrenadores, al entusiasmo de los deportistas mismos por llegar a lograr lo que otros, a la ciudad por su clima y características físicas?

Yo creo que en Mar del Plata se dan muchas cosas. Una es el terreno natural. La ciudad se ha expandido mucho y ofrece muchísimos lugares para poder participar de un deporte al aire libre. A su vez, es una ciudad deportiva por tradición. Quizás no sea futbolera pero no hay que olvidar la fuerte tradición ciclista.

Ha habido muchos entrenadores, no de hoy, sino del pasado, que formaron a otros entrenadores y profesores que nos fuimos formando con ellos y que hoy estamos haciendo lo mismo. Somos el resultado de esa cultura deportiva que viene de hace décadas atrás, no es algo nuevo y se ha ido dando a través de los años. Hay potencial en la ciudad y estoy seguro que surgirán, así como están apareciendo ahora, nuevos deportistas y atletas que representarán a la ciudad y al país. Mar del Plata, que es sede de muchas competencias y torneos, ha ido creciendo y lo seguirá haciendo en la medida en que las políticas deportivas se sigan aplicando y desarrollando y busquen, como lo hacemos los entrenadores con nuestros atletas, nuevos desafíos, alcanzar nuevas metas y marcas.

central-4-26-9-16

Al running se lo puede ver como una sana tendencia, como una moda, como un estilo de vida...

Para mí no es una moda, quizás haya gente que lo empiece a practicar porque algún amigo lo hace. Pero cuando uno lo empieza a practicar tres veces por semana se da cuenta de que va más allá de encontrarse para ver quien tiene las mejores zapatillas o campera, se da cuenta que al hacerse en grupos, empieza a interactuar con otras personas con las que quizás comparte la misma filosofía de querer mejorar su vida. Siempre digo que el correr no le soluciona los problemas a la gente pero deja al corredor en una mejor posición para enfrentarlos. Por eso es que tiene tanto éxito. No es porque sea una moda, sino que es una terapia natural, en grupo. Los líderes ultimamos los cuidados para proteger a las personas que se acercan a realizar la actividad y por eso es muy necesario, una vez que recibimos la consulta del interesado, mandarlo a hacerse un chequeo médico con profesionales, ver que su corazón esté bien y que sea apto para el esfuerzo físico que se requerirá.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN DE CENTRAL QUE YA SE ENCUENTRA DISPONIBLE: www.revistacentral.com.ar

 

 

 

 

Dejá tu comentario

Te puede interesar