En las últimas semanas se registraron distintos ataques de perros a personas en Mar del Plata. Menores, mayores, mujeres y varones por igual sufrieron lesiones por las mordeduras de un solo animal o hasta de una jauría.

De todas formas, las estadísticas marcan que los ataques de perros no son algo nuevo en la ciudad. Según la Secretaría de Salud municipal, la tendencia de los últimos tres años se mantiene. Durante 2017, 2018 y lo que va de 2019 el número de casos es similar.

"Esto pasa hace muchos años, no es de ahora. La diferencia es que ahora la gente denuncia más y los hechos salen a la luz", aseguró a Ahora Mar del Platael subsecretario de Salud de la comuna, Pablo De la Colina.

En lo que va de este año se radicaron 1200 denuncias por mordedura de perro en el centro antirrábico ubicado en avenida Colón y Salta. Por lo que no se descarta que el número sea ampliamente superior ya que muchas personas no se acercan a detallar los hechos.

Las estadistas oficiales marcan que solo el 8% de los casos son graves. Es decir, que se necesita una intervención quirúrgica de magnitud para poder salvar al paciente y mejorar sus condiciones de salud. En el mayor de los casos solo se le hacen curaciones y suturas a los pacientes.

A diferencia de lo que establecería la lógica, la mayoría de los ataques se da en los miembros superiores. Torso, brazos y cara. Esto se debe a que el gran porcentaje de las víctimas son menores de edad.

Otra dificultad que afrontan las víctimas es la falta de respuesta por parte del Estado. Uno de los casos más trascendentales fue el de Guadalupe Ferrari. La mujer fue mordida por tres perros en Punta Mogotes y sufrió heridas en todo su cuerpo.

Ferrari le detalló a Ahora Mar del Plata que tiene que costearse todos sus tratamientos. Desde las inyecciones hasta la rehabilitación. "Sólo me llamaron desde Zoonosis para contarme lo que iban a hacer con los perros y me prestaron una silla de rueda durante una semana", contó.

"Si no fuera porque puedo pagarme una prepaga no podría realizar todos los tratamientos que necesito. Además, yo trabajo de forma independiente, los dos meses que no me pude mover no cobré", afirmó Ferrari.

guadalupe ferrari.jpg

Denuncia penal

Por estos motivos, a principios de septiembre, el fiscal general federal Daniel Adler presentó una denuncia penal por la sucesión de ataques de perros sueltos.

Entre otras cosas, el funcionario, mediante el juzgado de Garantías, solicitó que se ordene al Ejecutivo adoptar las medidas sanitarias correspondientes para evitar la circulación de perros sueltos y peligrosos para las personas, y que se garantice el abastecimiento de vacunas antirrábicas. Según expuso, la falta de intervención en los ataques “pueden constituir delitos de acción pública que afectan a la comunidad”.

“Se trata ni más ni menos, del elemental derecho a la integridad física y a la vida de las personas que habitan el Partido de General Pueyrredon, derechos que se ven afectados o puestos en riesgo por jaurías de perros qué pululan por diversos sectores de la ciudad, muerden y lastiman a las personas y generan la posibilidad de transmisión de una enfermedad mortal: la rabia”, detalló.

Por otro lado, pidió que se ordene a los organismos competentes de orden nacional, provincial y municipal para que adopten las medidas necesarias a fin de que los Centros de Salud del municipio dispongan de stock permanente de vacunas antirrábicas.

Los últimos dos casos que trascendieron en la ciudad fueron el de Milagros, una chica de 9 años que fue atacada por perros pitbulls en Puán al 5300, y el de una mujer que fue atacada por otro pitbull en la playa Alicante y sufrió dos heridas en su brazo izquierdo.

milagros pitbull 3.jpg

Decreto municipal

Frente a esta situación, el intendente Carlos Arroyo rompió el silencio y aseguró que va "a tratar de legislar con un decreto para parar esta situación”.

Arroyo dejó abierta la posibilidad de redactar y firmar alguna norma para que sea rubricada por el Concejo Deliberante. “Tenemos que buscarle la vuelta desde el punto jurídico. No puede ocurrir más”, dijo.

En el 2017, más de 800 marplatenses inscribieron a sus perros en el registro de razas “potencialmente peligrosas” de acuerdo a la ordenanza 22.031 promulgada en diciembre de 2014.

perro peligrosos.jpg

La tenencia responsable es una de las principales soluciones para evitar la proliferación de animales en la calle. Incluso, las autoridades advierten que el “cuidado comunitario” de perros puede acarrear inconvenientes.

Pero a pesar de esto, los ataques son moneda corriente en la ciudad. Uno de los primeros casos que trascendió en los medios durante los últimos tres años fue el de una niña de 7 años fue atacada por tres perros en el patio de la biblioteca central de la Universidad Nacional y estuvo internada en una sala de terapia intensiva de la Clínica del Niño y la Madre por heridas en el cuello y la cara. Una semana después los mismos perros mordieron a dos mujeres.

El 21 de mayo del 2018 una mujer de 24 años embarazada y un joven de 21 fueron atacados por dos perros pitbull en el barrio Autódromo y terminaron internados en el Hospital Interzonal. Como consecuencia del ataque, la mujer se cayó al piso y sufrió heridas en la cara, en el cuello y en las piernas, mientras que el joven sufrió mordeduras en los muslos.

Ese mismo año, un bebé de 2 años fue atacado por el perro de sus padresy estuvo internado en grave estado en el Hospital Materno Infantil. El hecho ocurrió en el barrio Belisario Roldán y el bebé se salvó gracias a una operación en su cráneo.

Este año trascendieron varios casos en los medios por ataques de jaurías. Entre ellos se destacó el de una mujer de 65 años que fue abordada por dos perros en Varese. “Muchas personas pasaban caminando y nadie me ayudó, sólo un chico pero cuando ya fue demasiado tarde”, contó la víctima que permaneció internada en un sanatorio privado.

varese.jpg

En el barrio San Patricio una mujer fue atacada por una jauría y debió ser hospitalizada. Según detalló ella misma, la mordieron "hasta el nervio".

san patricio

Los casos que día a día se repiten en la ciudad que no cesarán hasta que las autoridades ejecuten medidas más rigurosas y las sociedad tome conciencia del peligro que pueden generar algunos tipos de perro ya que el 90% de los casos que trascienden el animal que provoca una herida tiene dueño.

Comentá y expresate