La Policía brasileña abrió formalmente una investigación contra el presidente Jair Bolsonaro para determinar si ha cometido delito de prevaricación en la compra de vacunas contra el coronavirus.

La indagatoria tendrá un plazo de 90 días para establecer si el presidente cometió prevaricación y otros delitos en la compra de vacunas Covaxin desarrolladas por el laboratorio indio Bharat Biotech.

Las denuncias contra Bolsonaro de permitir irregularidades en la compra de vacunas ya llevan semanas y gran parte de la población pide que se lo envíe a un proceso de impeachment. Esto fue alentado por una comisión del Senado que intenta determinar si hay responsabilidad por parte del Gobierno en agravar la situación de pandemia en un país que tiene más de 533.000 muertos por Covid-19.

La investigación se abre luego de la aprobación de Rosa Weber, jueza del Tribunal Supremo de Brasil, a pedido de la fiscalía. Dicha investigación buscará determinar si Bolsonaro tomó medidas cuando fue informado de irregularidades en el contrato de compra de vacunas Covaxin.

El origen de la investigación radica en las afirmaciones de Luis Miranda, diputado federal brasileño, que asegura haber avisado al presidente sobre las irregularidades en la negociación del contrato, que hizo que la vacuna fuera comprada a un precio más caro.

En caso que luego de la investigación de la Policía Federal, la Fiscalía determine que hay indicios sólidos contra el acusado, podrá presentar una denuncia a la Corte Suprema. La Corte podrá iniciar un juicio con el aval de una mayoría de dos tercios del pleno de los 513 diputados.

Comentá y expresate