El presidente de la Cámara Federal porteña, Martín Irurzun, resolvió hoy que provisoriamente debe tramitarse en la Capital Federal y no en Esquel la denuncia que el año pasado formularan la abogada Myriam Bregman y Sergio Maldonadopor presunto espionaje de la Gendarmería en torno a la causa por la desaparición del tatuador Santiago Maldonado, finalmente hallado ahogado en el río Chubut.

La denuncia había sido presentada originalmente ante el juez Sebastián Casanello en el marco de la causa que Bregman seguía contra la Gendarmería por el llamado "Proyecto X", un supuesto sistema de espionaje montado por la Gendarmería para perseguir las protestas sociales en el Gran Buenos Aires.

Casanello se desprendió de la causa al sostener que la nueva denuncia no tenía relación con el Proyecto X y así el expediente cayó por sorteo en el juzgado a cargo de su colega Daniel Rafecas. Pero este magistrado se declaró incompetente y dijo que la denuncia debía ser tramitada en el juzgado federal de Esquel, la jurisdicción en la que se tramitó la causa Maldonado y donde habrían ocurrido los hechos denunciados.

Ahora, Irurzun, como presidente de la Cámara Federal, dispuso que inicialmente la causa se tramite en la Capital Federal en virtud de que la sede central de la Gendarmería se encuentra en la ciudad de Buenos Aires y que los hechos de supuesto espionaje se habrían producido en distintas jurisdicciones y no sólo en Esquel.

Así, el expediente regresará en los próximos días al juzgado a cargo de Rafecas, quien la remitirá al fiscal Guillermo Marijuán para que formule el correspondiente requerimiento de instrucción o proponga la desestimación de la denuncia, según dijeron fuentes judiciales.

Bregman y Maldonado habían denunciado que, a partir del análisis de los teléfonos celulares de los gendarmes investigados en la causa por la desaparición del tatuador, surgieron mensajes que indicaban que ellos eran espiados por esa fuerza de seguridad.

"Presentamos documentación que prueba que Gonzalo Cané, funcionario enviado por Patricia Bullrich, se presenta en causas judiciales que existen a partir de la desaparición de Santiago y, argumentando mantener el 'secreto y la confidencialidad que requiere la información concerniente a la seguridad interior', pide que se limite la inspección de celulares, computadoras y otros dispositivos secuestrados a integrantes de la Gendarmería para que se mantenga en estricta reserva el contenido de la información que se encuentra en esas fuentes, con el claro objetivo de que no se conozca el espionaje ilegal que realizan sobre la familia y los organismos", había dicho el año pasado Bregman al presentar la denuncia.

"Sin ningún empacho, Cané en persona se ocupa de pedir a la Justicia que no se sepa lo que tienen los celulares y computadoras, porque sabe que el espionaje ilegal va a aparecer", había sostenido la legisladora porteña por el Frente de Izquierda. Fuentes judiciales aseguraron a Clarín que ante estos dichos Cané se presentó a través de un abogado defensor en la causa aún no abierta a investigación.

De acuerdo con Bregman, "existieron tareas de inteligencia ilegal por parte de la Gendarmería sobre la familia de Santiago Maldonado, la comunidad mapuche y organismos de derechos humanos" en el marco de la investigación en la que Maldonado se encontraba desaparecido y la familia apuntaba a esa fuerza de seguridad por la ausencia del artesano.

Maldonado desapareció el 1 de agosto del año pasado en el marco de la represión de la Gendarmería a un corte de ruta y la toma ilegal de tierras en las cercanías de Esquel por parte de una comunidad mapuche. Su cuerpo apareció más de dos meses después en el río Chubut y las pericias determinaron que se ahogó cuando escapaba de los gendarmes.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate