En el barrio 15 de Enero, hay un lugar en el que chicos y chicas pueden disfrutar del deporte, aprender valores y compartir desde un entrenamiento hasta una merienda. La escuelita de deportes “Jesús te ama”, dirigida por Marcos Santucho, es un refugio que no para de crecer: abarca fútbol, básquet y hockey, con más de 25 profesores que enseñan y contienen.

Sin ser un club convencional, la escuelita compite contra los mejores. “Hemos recibido bastante ayuda para acercarnos a lo que es un club. Estamos participando en varios torneos, como el Integración, donde participan clubes grandes como Alvarado, Aldosivi y Kimberley”, señala Santucho en diálogo con Javier Germinario, periodista de Canal Diez, en la sección “Germinario por los barrios”.

Santucho reconoce que las dificultades están vinculadas al pago de cuotas, los traslados y el acompañamiento de los padres. “Estamos trabajando en acercar a los padres, en que paguen una entrada. Es invertir en sus hijos, verlos hacer deporte. Eso está bueno”, reflexiona.

A partir de su experiencia personal, el titular de la escuelita busca volcar los valores del deporte a los pibes del barrio. “Estamos aferrados a la fe. Yo estuve mucho tiempo perdido, estuve 7 años en el basural. Siempre miraba al cielo y quería salir de esa situación. El deporte me ayudó mucho. Siempre creí que iba a salir adelante. Hay momentos duros, en los que uno se bloquea, pero hay que abrir los ojos y el deporte en eso fue fundamental, me ayudó un montón”, recuerda Santucho.

Tras remarcar el crecimiento de la escuela y los arreglos que se realizan en la sociedad de fomento, Santucho cierra con una declaración de principios al momento de describir el lugar que comparte con los chicos: “Acá recibimos a todos, no importa la religión. Lo importante es ayudar a los chicos, que no tengan que pasar las situaciones que pasamos nosotros, que no estén en la cárcel, que no estén perdidos”.

Comentá y expresate