Un cadáver que apareció flotando en una playa australiana fue identificado como Eric Birighitti, un futbolista universitario de 21 años nacido en Melbourne y radicado en Estados Unidos. Su trágico fallecimiento causó conmoción en el deporte norteamericano, ya que al momento de ser descubierto su cuerpo estaba siendo devorado por tiburones.

Birighitti, que jugó para la universidad Hastings en Nebraska antes de ser transferido a la universidad de St. Thomas Aquinas en Nueva York, donde estudiaba Administración de Empresas y se desempeñaba deportivamente en la actualidad, fue encontrado siendo comido por tiburones en Twilight Beach, al suroeste de su país natal.

Según informó el periódico The West Australian, todo comenzó con su desaparición el pasado 2 de enero. Los medios locales indicaron que estaba en una excursión junto a sus amigos, todos de vacaciones, se apartó un poco del grupo, y cayó al océano después de resbalar en una zona rocosa. Sus amigos habrían intentado salvarlo pero la fuerte corriente del mar lo terminó absorbiendo.

A cinco días de ese incidente, el cuerpo del joven deportista apareció luego de que una familia que navegaba en un bote viera un cuerpo que estaba siendo comido por tiburones blancos. Los testigos inicialmente creyeron que pertenecía a un hombre llamado Gary Johnson, de 57 años, quien había sido atacado cuando buceaba con su esposa, pero los buzos rescataron el cuerpo y la Policía confirmó que se trataba de Birighitti.

Las muertes de Birighitti y Johnson encendieron las alarmas en la ciudad de Esperance, donde han decidido cerrar temporalmente la playa. Los lugareños reportaron que se transformó en una zona plagada de tiburones, según informó el canal 9 News Perth.

Si bien las pesquerías en el área están tratando de etiquetar tiburones -hasta ahora 105 han sido etiquetados- para mantener seguros a los visitantes de la playa, pueden haber hasta 1.600 en esos mares y sus alrededores.

Comentá y expresate