Los conciertos de Raffaella Carrá en Mar del Plata a fines de la década del 70 dejaron una huella imborrable en miles de personas, entre ellas en el presentador Juan Alberto Mateyko, quien consideraba a la artista italiana que murió a sus 78 años como "una gran amiga" y la despidió con gran pesar.

"Tenía un recuerdo único de la ciudad y de esos encuentros con el público en la rambla. Se encontraba con mucha gente que no tenía acceso a ver su espectáculo y era emocionante", contó el presentador en Telediario.

Mateyko, quien trabaja junto al periodista marplatense Marcelo Pasetti en las publicación de sus memorias, recordó a la cantante como "una mujer muy sencilla, muy humilde, cálida y trabajadora".

Embed

Consultado por sus presentaciones del verano del 79 en el Salón de las Américas, el creador de La movida del verano recordó que "era muy dificil conseguir entradas".

"Raffaela despertó en Mar del Plata el más alto halago de un artista que es el reconocimiento del público. Ella terminaba cada show, se refescaba, volvía, y saludaba entre 3 mil y 4 mil personas a diario en la rambla", sostuvo Mateyko, en diálogo con Germán Lagrasta y Mariana Gérez.

El encuentro de Carrá con su público de la ciudad y los turistas se convirtió en una constante y ella lo tomaba todos los días con la misma responsabilidad: "Cuando terminaba su show e iba a saludar se metía rápidamente en la habitación para tener la garganta y el físico propicios para el otro día. También se cuidaba mucho con las comidas y no era amiga de la noche".

Embed

El famoso locutor evocó momentos "inolvidables" con la artista italiana y agradeció la amistad que forjaron en su estadía en Argentina.

Asimismo, reveló que "no podía caminar mucho por la calle porque la asediaban; tenía un target universal por su humildad y calidez".

"Amó Argentina porque fue un país que la amó a ella. Y n o faltará nunca su música en las fiestas, cumpleaños ni acontecimientos", concluyó.

Comentá y expresate