Conforme con los resultados logrados durante los últimos meses, el gobernador Axel Kicillof confirmó que la zona del Gran Buenos Aires pasará el próximo martes del aislamiento social a la instancia de distanciamiento social. "Hoy estamos cumpliendo la décima semana consecutiva de caída de casos en la provincia de Buenos Aires", remarcó. El interior, entre ellos General Pueyrredon, continuará con el sistema de fases.

""No se lo que hubiera sido de la Argentina si en pandemia nos gobernaba alguno de los 'sálvense quien pueda'", insistió al resaltar la labor del presidente Alberto Fernández desde marzo, cuando se tomaron medidas de cuarentena. "Evitamos una inmensa catástrofe", resaltó.

Kicillof dijo que ahora "empieza la etapa de los protocolos".Se refirió así al traslado de responsabilidad a cada uno de los ciudadanos para cumplir con las pautas de cuidado cotidianas para evitar que continúen los contagios.

Así adelantó que al menos en esa zona del conurbano se habilitarían restaurantes y gimnasios en espacios cubiertos "ventilados" y ampliación en la posibilidad de actividades en obra privada.

En cuanto al interior dijo que se sigue con el sistema de cinco fases y quedan 45 municipios en fase 3, 76 en fase 4 y e resto en fase 5. Y en términos de educación anticipó que ampliarán la presencialidad en el sistema de escuelas según la situación de cada distrito.

Citó que se pasó en diez semanas de un promedio de 5300 casos diarios a los actuales 1900 "o menos casos", destacó. Citó que hay 730 camas de terapia intensiva ocupadas contra 1250 que se daban durante septiembre, con lo que mermó en casi un tercio el impacto de la enfermedad.

En cuanto al interior bonaerense observó una situación inversa, que se dio durante las últimas semanas. Se había pasado en agosto de 490 casos a 1500 hace dos semanas. "La novedad es que esa dinámica de crecimiento fuerte se interrumpió y estamos observando un leve descenso", destacó para resaltar una reducción general de casos en la provincia.

"Queremos pasar de aplanar la curva (de contagios) a aplastarla", dijo el gobernador, que estuvo acompañado por el ministro de Salud provincial, Daniel Gollán, y el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y Agustina Vila ,titular de Educación.

Siempre dijimos que nuestras decisiones se iban a guiar por un sencillo principio: si la situación empeora, habrá que tomar medidas más rígidas. Y si por el contrario se estabiliza y la dinámica genera una mejora, podemos ir relajando restricciones

Comentá y expresate