El gobernador bonaerense Axel Kicillof sostuvo que la Provincia "no va a acelerar los tiempos ni poner en riesgo" a la población por la situación del coronavirus y dijo que con las medidas tomadas "pudimos evitar una cataste muchísimo mayor".

"La curva desciende en el AMBA y la estamos pudiendo controlar, pero la enfermedad se irradió al interior del país", afirmó el gobernador al anunciar este sábado por la mañana desde La Plata una nueva etapa del aislamiento social preventivo y obligatorio y la de distanciamiento, de acuerdo a la fase en la que se encuentra cada municipio en relación a su situación epidemiológica.

Anunció además que a partir del 19 de octubre, se realizará una "apertura gradual, condicionada e intermitente de ciertas actividades" en el gran Buenos Aires, ya que desde "hace cinco semanas se ve una reducción leve en los casos".

Entre esas aperturas, detalló la actividad del personal auxiliar de casas particulares, los restaurantes al aire libre, los gimnasios al aire libre y las obras de construcción, según informó Kicillof, al dar a conocer esta mañana cómo continuará la nueva etapa del aislamiento social preventivo y obligatorio y la de distanciamiento.

Sobre la vuelta a clases, dijo que en 24 distritos de la provincia de Buenos Aires "se va a iniciar el retorno seguro a la presencialidad" y para ello "se está hablando con los intendentes, directivos y maestros" de esos lugares, ya que "es una tarea muy compleja y de mucho riesgo".

El mandatario dijo además que se lanzará el programa ATR, por medio del cual unos 45 mil maestros y estudiantes avanzados "van a ir a buscar a la casa a los chicos que tuvieron problemas" para conectarse con su escuela.

Comentá y expresate