Los kiosqueros y propietarios de buffet de los colegios marplatenses piden volver a trabajar. El inicio de clases se acerca y no pueden abrir porque está vigente un protocolo viejo.

“Estuvimos todo el 2020 cerrados. A 20 días del inicio de clases no nos permiten abrir por un protocolo viejo que es de octubre del 2020”, sostuvo Fernando Mendivil, propietario de un kiosco.

El reclamo lo llevan a cabo más de 700 familias y decidieron entregar una carta al intendente Guillermo Montenegro. “Son 140 colegios donde. Le entregamos una carta al intendente esperando que él medie ante la provincia de Buenos Aires. Tenemos un protocolo como el de gastronómicos”, argumentó el trabajador.

Y aseguró: “Queremos trabajar un 30 por ciento de lo que se trabajaba antes. Se paga un canon de 20 mil pesos aproximado, nunca dejamos de pagarlo”.

Comentá y expresate