El Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) de Argentina bajó en agosto un 3,8% interanual. Es un reflejo de la fuerte escalada del dólar el 12 de agosto, luego de las PASO, que influyó en todos los segmentos de la economía.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) la actividad cayó un 1% en el octavo mes del año respecto de julio. Y en el acumulado de 2019, entre enero y agosto, acumuló una baja del 2,3% respecto al mismo período de 2018.

Si bien el EMAE avanzaba con una recuperación de tres meses consecutivos con números positivos en la comparación interanual, en mayo (+2,7%), junio (+0,3%) y julio (+0,5%), básicamente por el desempeño positivo del agro, con récord de producción en la campaña 2018/2019, después de la histórica sequía que perjudicó los cultivos en el verano del año pasado, volvió a descender.

En agosto fueron los ítem Agricultura, ganadería, caza y silvicultura, con un crecimiento interanual de 6,5%, y Explotación de minas y canteras (+3,8%) los que contribuyeron a atenuar el importante retroceso de la actividad, según publicó Infobae.

Mientras que la intermediación financiera (-16,4% interanual) , Comercio mayorista, minorista y reparaciones (-8,8%), e Industria manufacturera (-6,6%) fueron los rubros que exhibieron las mayores caídas.

Analistas consultados por Reuters coincidieron en que la ya golpeada economía del país podría no registrar mejoras en lo que resta del año, con un arrastre recesivo también para el 2020.

“Los datos de agosto muestran una aceleración en la contracción de la actividad, evidenciando el golpe que significó la depreciación del peso en la marcha económica”, afirmó la consultora Orlando Ferreres & Asociados en un reporte.

La economía argentina se vio afectada por una importante devaluación del peso, un día después de las elecciones primarias del 11 de agosto, con el triunfo de Alberto Fernández, del Frente de Todos. En este sentido, en agosto el dólar mayorista se encareció un 36,6% y sumó un 58% en los primeros ocho meses de 2019, tras una apreciación del 101% en 2018.

“Para los meses que restan del año no se espera un mejoramiento de las condiciones macroeconómicas; anticipándose que continúe el traslado a precios de la fuerte devaluación (...), la actividad económica seguirá muy débil, y solo la baja base de comparación atenuará las cifras negativas de los últimos meses del año”, añadió Ferreres.

Comentá y expresate