En un año muy complicado en lo personal, Jorge Rial se aferró a los afectos para poder salir adelante. Su hija Rocío y su novia, Romina Pereiro, cumplieron un rol fundamental en esta etapa. Mientras tanto, él intenta recomponer el vínculo con Morena.

Si bien los logros y la realización de los hijos son para todo padre, un motivo de orgullo y satisfacción, hay veces en las que además se suma cierta nostalgia por el simple hecho de tener que soltarlos. Algo de esto fue lo que sintió Jorge Rial al despedir a Rocío en el aeropuerto de Ezeiza.

La joven cumplió su sueño de estudiar en el exterior y aunque en principio será un viaje de pocas semanas, el conductor sintió un dejo de tristeza al despedirla. "A veces el corazón se te estruja de alegría. De orgullo. De ver que la lucha y el esfuerzo valieron la pena. Que el amor es la mejor enseñanza que uno puede dejar en este difícil trabajo de ser padre. Ayer mi hija @rochirial se fue rumbo a Los Ángeles a estudiar. A empezar a buscar su camino", anunció en las redes sociales.

"Son apenas unas semanas pero, lejos de extrañarla, voy a sentirla muy cerca. Tiene todo el futuro por delante y allá va, a conquistarlo. Yo a su lado. Acompañando. Estoy feliz. Con el pecho hinchado. Construyendo una familia junto a @romipereiro. Hoy voló mi hija. Pero va a volver al nido porque acá hay amor de sobra", agregó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate