La Anses relanzó hace dos meses los créditos para jubilados, pensionados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y ya entregó préstamos por 55.000 millones. Se trata de los planes que también habían lanzado previo a las elecciones legislativas de 2017 y de esta manera, logra que los fondos que maneja la Anses se transformen en una herramienta en la campaña para alcanzar la reelección, tanto en Nación como en Provincia.

Los créditos provienen del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, un órgano que administra 1,86 billones de pesos o 42.000 millones de dólares, según detalló Clarín.

En total 55.367 millones de pesos fueron otorgados en forma de créditos, por distintos montos y plazos. Se estima que se trata de 2.260.000 créditos. De esta manera, unos 1.000 millones de pesos por día fueron directamente al consumo, en un año golpeado por la inflación y la escalada del dólar.

Un sondeo realizado por la propia Anses concluye que el 47% de los créditos están destinados a la construcción y reforma del hogar, 22% compra de alimentos o indumentaria, 17% pago de préstamos, 7% atención médica y gastos de salud, 2% para iniciar un nuevo negocio o emprendimiento, 2% compra de productos para el hogar y 3% para destinos no definidos.

La Anses tiene presupuestado desembolsar hasta 124.000 millones de pesos en esta etapa. Es decir que aún restan entregar casi $ 70.000 millones de pesos. Hay que ver si la demanda mantiene el ritmo, pero podría especularse que una parte importante de los desembolsos se harán ya en plena campaña electoral.

"La demanda van en línea con lo que habíamos presupuestado en abril, manteniendo el equilibrio entre el flujo de fondos que recibe el FGS por los bonos del Tesoro que tiene en cartera, sin necesidad de vender títulos públicos", afirmó Emilio Basavilbaso, titular de la entidad, a Clarín.

El organismo recuperará el dinero descontándolo del “cheque” que recibe cada beneficiario -no hay riesgo de morosidad-. Este organismo presta hasta a 60 meses de plazo a tasas que van del 44 al 54% anual.

Podría decirse que el costo financiero de estos préstamos es la mitad, como poco, de lo que presta el sistema financiero informal a este tipo de clientes.

Los jubilados que solicitaron y recibieron el préstamo fueron 490.721. Los titulares de pensiones no contributivas, recibieron 125.813 y los beneficiarios de la AUH solicitaron 1.205.120 créditos. A su vez, quienes reciben asignaciones familiares (trabajadores en relación de dependencia) recibieron 445.016 créditos.

Los jubilados y pensionados pueden pedir hasta $200.000 a devolver en un máximo de 60 cuotas, a tasas del 44 al 50% anual. Las familias que reciben AUH, puede pedir hasta $ 12.000 por beneficio, a devolver en no más de 36 meses.

Quienes reciben la Pensión Universal para el Adulto Mayor, lo mismo que los que cobran pensiones no contributivas, tienen derecho a solicitar hasta $70.000 a pagar en hasta 60 cuotas.

Del total de estos créditos, el 70% fue solicitado vía web, y el 30% restante en forma presencia.l Los jubilados y pensionados tomaron prestados unos $28.000 millones, en tanto los beneficiarios de la AUH recibieron $ 16.000 millones y los beneficiarios de las asignaciones familiares tomaron $ 5.300 millones. El resto de los fondos (un poco más de $ 5.000 millones) fueron tomados por titulares de la Pensión Universal para adultos mayores y pensiones no contributivas.

Se espera que crezca la participación de los jubilados en la demanda futura, dado que este segmento tiene que hacer el trámite en persona. "Lo hacemos así para garantizarnos que la plata la solicite el jubilado, y no su apoderado", dice Basavilbaso.

La Anses lleva desembolsados desde el primer día del programa, casi 200 mil millones de pesos. El total de créditos solicitados desde abril de 2017 supera los 9 millones de pedidos.

Naturalmente, la distribución de esos créditos responde a una lógica demográfica. El 38% de los créditos fueron a parar a beneficiarios con domicilio en la Provincia de Buenos Aires. Uno de cada diez créditos entregados a un bonaerense, fueron a beneficiarios domiciliados en La Matanza, principal fuente de votos de las fórmulas Fernández-Fernández y Kicillof-Magario.

De ahí la importancia de estos créditos para las aspiraciones re electorales no solo de Macri, sino también de Vidal.

Comentá y expresate