La audiencia preliminar del juicio oral por el crimen de Fernando Báez Sosa para los ocho rugbiers detenidos y acusados de haberlo asesinado a golpes a la salida de un boliche de Villa Gesell, se realizará el 6 de octubre, según lo dispuso el Tribunal Oral en lo Criminal 1 (TOC 1) de Dolores.

Es una audiencia técnica donde las partes se reúnen para depurar las pruebas y testigos que se exhibirán o citarán durante el juicio oral.

El TOC 1, integrado por los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari, indicó que la audiencia se iniciará a las 11 y tendrá carácter "semipresencial", debido a los protocolos vigentes por la pandemia del coronavirus.

Los jueces decidieron que los jueces, secretarios, el fiscal de juicio Juan Manuel Dávila, y los abogados de las partes –Fernando Burlando y Fabián Améndola, como representantes de la familia de la víctima, y Hugo Tomei, como defensor de los acusados-, deberán asistir de manera presencial pero los ocho rugbiers no serán trasladados y verán la audiencia desde el penal "en forma remota, mediante la utilización de la plataforma Microsoft Teams".

El debate oral aún no tiene una fecha, pero ello podría definirse al cabo de las audiencias preliminares. Enfrentarán el proceso oral Máximo Thomsen (21), Ciro Pertossi (21), Luciano Pertossi (19), Lucas Pertossi (22), Enzo Comelli (21), Matías Benicelli (21), Blas Cinalli (20) y Ayrton Viollaz (22).

Los ocho rugbiers están imputados por el delito de "homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas", y cumplen prisión preventiva en la Alcaidía 3 del penal de Melchor Romero.

En el juicio se debatirán además las responsabilidades penales de todos ellos por las lesiones sufridas por cinco amigos de Fernando, que se encontraban con él cuando fue asesinado.

En el marco de la investigación del homicidio, fueron sobreseídos otros dos jóvenes, acusados de ser partícipes necesarios: Juan Pedro Guarino (19) y Alejo Milanesi (20).

De acuerdo a la instrucción del caso, el crimen de Fernando se produjo "entre las 4.41 y las 5 del 18 de enero de 2020, frente al local bailable ubicado en avenida 3 y paseo 102, pleno centro de Gesell.

El episodio quedó registrado por cámaras de seguridad y en teléfonos celulares de personas presentes en la zona, por lo que los sospechosos fueron identificados y detenidos horas más tarde en la casa que alquilaban, a pocas cuadras del lugar.

Según la investigación, los ocho jóvenes que serán juzgados "acordaron darle muerte" al joven estudiante de derecho, y para ello "previamente, distribuyeron funcionalmente sus roles", luego de que "minutos antes, al encontrarse en el interior del local bailable, tuvieran un altercado" con él, "quien se encontraba acompañado con su grupo de amigos".

La fiscal indicó en su pedido de elevación a juicio que "aprovechándose del estado de indefensión de la víctima, con el fin de darle muerte y cumplir con el plan acordado, los acusados le propinaron" en el suelo "varias patadas en su rostro y cabeza", y los golpes le produjeron "lesiones corporales internas y externas" que "provocaron su deceso en forma casi inmediata, al causarle un paro cardíaco producido por shock neurogénico debido a un traumatismo grave de cráneo".

Precisó además que "luego de su cometido", los rugbiers "se dieron a la fuga del lugar, pretendiendo lograr su impunidad, habiendo sido aprehendidos por personal policial en las inmediaciones del lugar de los hechos".

Tras la elevación a juicio, los imputados renunciaron a la posibilidad de ser sometidos a un juicio por jurados, porque consideraron que no era posible conformar un tribunal ciudadano que no estuviera condicionado, debido a "la incuestionable y lapidaria condena social que se instaló" a través de los medios.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate