El director técnico de River Plate, Marcelo Gallardo, aceptó que su equipo no tuvo "un buen día" y que en la derrota sufrida ante Rosario Central (0-1), tercera de local en la Superliga, careció de "frescura y rebeldía" para revertir el marcador.

El gol de Lucas Gamba, conseguido al minuto del segundo tiempo tras un error del defensor Lucas Martínez Quarta, "pegó bastante fuerte", según el análisis del entrenador, que de todos modos consideró que el resultado adverso "servirá de aprendizaje".

"Cuando no jugás bien, pasan estas cosas. A partir del gol, ellos se hicieron más fuertes, tuvieron más energías para defender y nosotros no le encontramos la vuelta al ese buen trabajo defensivo", asumió en conferencia de prensa.

"Teníamos un lindo motivo para jugar este partido, con nuestra gente, pero no estuvimos en un buen día y así crecen las posibilidades de perder, aún sin merecerlo", se lamentó sobre la derrota que privó a River quedar en la punta de la Superliga.

"Me duele perder puntos en casa con nuestra gente, especialmente cuando no lo merecés, como hoy o con Vélez. Talleres sí nos ganó bien. Estamos acostumbrados a jugar este tipo de partidos ante rivales que se cierran. Esto debe ser un punto de atención, da bronca, pero tenemos cosas lindas por jugar", concluyó sobre el último compromiso en el Monumental antes de asumir la final de la Copa Libertadores ante Flamengo de Brasil.

A propósito, Gallardo tranquilizó a los hinchas al asegurar que al mediocampista Enzo Pérez "no le pasó nada" y podrá estar presente en el gran partido del sábado 23 en el estadio Monumental de Lima.

"Fue un susto", dijo sobre la jugada en la que el mendocino quedó sentido en una pierna y a punto de pedir el cambio.

River jugará el próximo jueves en Córdoba ante Estudiantes de Buenos Aires, por las semifinales de la Copa Argentina, y luego comenzará la preparación de la final continental en la que buscará la conquista de su quinta Libertadores.

Comentá y expresate