Fuentes de la investigación confirmaron que la autopsia determinó que fue por causa violenta la muerte del hombre cuyos restos fueron advertidos por dos niños que jugaban en una obra en construcción, en la zona de Avenida Arturo Alió y Alvarado.

Los forenses pudieron advertir distintas lesiones en rostro y manos que permiten deducir que la víctima resultó golpeada, aunque no trascendió aún cuál fue la causa del fallecimiento.

En la causa que lleva adelante el fiscal Fernando Castro se pudo determinar que Roberto Vargas, de 54 años, fue asesinado. El hallazgo del cadáver se produjo el domingo por la tarde, por dos menores que dieron aviso de la situación a sus familiares.

Personal policial intervino en el lugar, donde pronto se pudo confirmar la identidad ya que la víctima llevaba entre sus prendas su documento de identidad.

Por lo advertido durante la autopsia se presume que Vargas recibió fuertes golpes en la cabeza, situación que habría afrontado mientras estaba atado al menos por las manos, según se pudo advertir por marcas lacerantes que tenía en las muñecas.

Vargas vivía en situación de calle y ahora se intenta reconstruir sus movimientos durante las últimas horas. Para tal fin el fiscal solicitó testimonios de vecinos del barrio donde lo hallaron sin vida y también registros de cámaras de seguridad de la zona, en busca de algún detalle que pueda llevar al o los sospechosos del crimen.

Este es el segundo caso de asesinato de un indigente en apenas dos semanas. El pasado 20 se encontró el cadáver de otro individuo, quemado en una plaza junto con el colchó que allí tenía para dormir. En ese caso también el homicidio se había cometido a golpes.

Comentá y expresate