El perito forense Juan Carlos Toulouse, que interviene en el caso de Lucio Dupuy, el nene asesinado, entregó este martes el informe final de la autopsia y reveló un dato impactante: el menor tenía rastros de abusos sexuales.

Según publicó el Diario de La Pampa, algunas de las lesiones son compatibles con un abuso de vieja data y otras recientes. Este nuevo dato podría agravar la situación procesal de las dos imputadas: Magdalena Espósito, madre de Lucio, y su novia Abigail Páez.

image.png
Magdalena Espósito, madre del nene asesinado, y su novia Abigail Páez, acusadas del crimen.

Magdalena Espósito, madre del nene asesinado, y su novia Abigail Páez, acusadas del crimen.

El nene de 5 años murió el viernes 26 por la noche, luego de ser brutalmente golpeado por las dos mujeres. Vivía en una casa de la calle Allan Kardec al 2300, de Santa Rosa. El niño fue ingresado, convulsionando, a la posta sanitaria del barrio Atuel. Luego fue trasladado al Hospital Evita, ya sin signos vitales, donde se constató su fallecimiento.

Lucio ingresó al hospital con sangre en la boca y moretones en diversos lugares del cuerpo. Incluso tenía la marca de una zapatilla en la espalda. Según una autopsia, se pudo establecer que murió por “múltiples golpes” y, además, se comprobó que tenía marcas por mordeduras y quemaduras de cigarrillo, también de vieja data.

Toulouse, además, remarcó la brutalidad de la violencia con la que fue asesinado: “No hablo de todo lo que tenía por respeto al nene y a la familia pero tengo 27 años de forense y 5 años en La Plata, he visto nenes y traumatismos, pero esto así no lo vi nunca”.

“Tiene cicatrices antiguas que es imposible determinar de hace cuánto”, explicó Toulouse en diálogo con los medios. E insistió: “Este nivel de golpes y ensañamiento no lo vi nunca. Eran evidentes las lesiones, yo creo que alguien lo tiene que haber visto andando o por la calle y podía darse cuenta”.

Comentá y expresate