La bocina de un auto fue la clave para que tres ladrones lograran escapar de la Policía en medio de un intento de robo a una inmobiliaria del barrio porteño de Flores.

El hecho ocurrió alrededor de las 4 de esta madrugada en la cuadra donde está ubicada el negocio de Cattelani e Hijas, sobre la avenida Directorio 2259, entre Membrillar y Bonorino.

Todo empezó cuando un transeúnte le avisó a un policía de la comisaría 38°, quien cubría una parada en la esquina de Camacuá y Bilbao, que había visto en inmediaciones de Directorio y Bonorino a delincuentes que intentaban violentar un vehículo.

El agente caminó las dos cuadras hasta el sitio indicado por el testigo y al llegar a la puerta de la inmobiliaria observó estacionado un auto Fiat Palio rojo, en cuyo interior había un sospechoso que, al advertir la presencia policial, hizo sonar la bocina.

Ante el aviso de su cómplice, dos ladrones que habían logrado entrar a robar a la inmobiliaria barreteando la puerta, salieron corriendo del local.

Entonces, el policía dio la voz de alto, pero los delincuentes respondieron con disparos de armas de fuego y en el lugar se originó un tiroteo.

Los asaltantes se subieron al auto y escaparon doblando en contramano por Bonorino, aunque el oficial de la Policía de la Ciudad los persiguió a pie y al llegar a la esquina de esa calle y José Bonifacio, encontró el Palio rojo abandonado con algunos impactos de bala.

Los tres asaltantes lograron escapar y el caso es investigado por la comisaría 38° y, a nivel judicial, por la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 52, a cargo de Guillermo Cicchetti.

Comentá y expresate