Luciana Salazar y Martín Redrado se separaron en octubre de 2018 en medio de un fuerte hermetismo. Sin embargo, la vedette pareció empezar a romper el silencio en una entrevista con Catalina Dlugi, en el ciclo Agarrate Catalina (AM1110). “Luli” se refirió al economista y habló de su enojo por el trato hacia su hija Matilda.

"Redrado se portó muy mal con mi hija y eso es algo que para mí es muy difícil de perdonar. Las cosas estuvieron bien hasta que salieron las fotos de él con Matilda", aseguró Luli en la entrevista radial.

Las imágenes a las que se refiere la vedette son las que trascendieron en octubre pasado cuando se lo vio al expresidente del Banco Central visitándolas a ella y a su hija en el barrio privado en el que vive en Nordelta.

A raíz de ese episodio, en Incorrectas (América, a las 16,30), Celina Rucci contó que le había llegado información que había un supuesto acuerdo económico entre ellos. Según lo que contó la panelista, Redrado le pasaría una suma mensual de 10 mil dólares, una cifra aproximada de 800 mil pesos, también pagaría la cuota mensual por Matilda, y el alquiler de la casa en Nordelta donde se está alojando Salazar junto a su hija.

Sin embargo esto fue desmentido por la propia Luciana, quien fue tajante: "No hay ningún pacto millonario, no me hago cargo". A sabiendas de que la exposición de ciertos temas la ponen en una posición incómoda, Lulipop reconoció que está siendo más cuidadosa: "Estoy en uno de los mejores momentos de mi vida aunque me cuido más que nunca de lo que se hace público", le dijo a Dlugi.

Por otro lado y más allá de todas las versiones al respecto, Redrado negó de manera rotunda, una y otra vez, ser el padre de la niña: "No soy el papá de Matilda. No participé del proceso (de fecundación y selección del donante). Es la verdad, ¿de qué me sirve mentir?

Comentá y expresate