La camioneta Ford Ranger que atropelló y mató al cuidacoches Jonatan Corbalán (30) en la zona de Constitución circulaba a 45 kilómetros -dentro de la velocidad permitida-, según el informe oficial de la pericia accidentológica.

El perito de la Asesoría Pericial de Mar del Plata Omar Alcides Santi reconstruyó la secuencia del accidente ocurrido el 15 de agosto en Constitución entre Benito Juárez y Ricardo Palma, cuando Corbalán fue embestido a la madrugada por la camioneta Ford Ranger conducida por Braian Irahola Zeballos.

"La camioneta circulaba con las luces apagadas y a una velocidad aproximada de 45 Kilómetros por hora", afirmó el perito en el informe. Y agregó: "Se pudo verificar que el sistema de dirección, frenos, luces, cinturones de seguridad, y todo el sistema electrónico de control operaban de manera normal".

El perito entregó el informe al fiscal de Delitos Culposos Pablo Cistoldi, a cargo de la investigación. "Según se puede observar en las imágenes de las cámaras del COM, la camioneta circulaba por el carril central de la avenida Constitución. El peatón, por su parte, realizaba desplazamientos de forma normal a la calzada, permaneciendo detenido aproximadamente entre el primer carril de la derecha y el carril central de Constitución", relató.

Según el informe de la pericia, el cuidacoches "realiza un desplazamiento de forma normal a la calzada, y permanece detenido aproximadamente en el límite entre el primer carril de la derecha y el carril central de Constitución. Es posible observar que mientras permanece en esa posición otros rodados pasan cerca de él. Encontrándose detenido en esa posición, es impactado en su lateral izquierdo por el vértice derecho de la camioneta, lo que produciría el giro de su cuerpo y el impacto sobre el espejo retrovisor lateral derecho de la Ford Ranger, siendo desplazado hacia la derecha, cayendo finalmente sobre la calzada donde habría impactado con la cabeza sobre el pavimento".

El perito indicó que la madrugada del accidente las condiciones del tiempo eran buenas. "En virtud de la hora y época del año, la iluminación era artificial y buena", dijo.

El peritaje alcoholimétrico y toxicológico reveló que el cuidacoches tenía 1,67 g/l de alcohol en sangre. "La víctima estaba ebria y en el medio de la calle al momento del accidente. Las fotos tomadas de las cámaras del COM son contundentes", dijo César Sivo, abogado de Irahola Zeballos. Y adelantó que pedirá la excarcelación de su defendido.

Tras atropellar al joven, el conductor de la camioneta se dio a la fuga, mientras la víctima permanecía tendida en el suelo en grave estado. Luego de permanecer prófugo más de dos semanas, Irahola Zeballos fue detenido.

En una entrevista con el propietario de un taller ubicado en Sierra de los Padres, los investigadores descubrieron que el detenido había llevado a reparar la Ford Ranger tras el accidente. Inclusive el mecánico entregó las autopartes que le había cambiado a la camioneta y la Policía Científica determinó que las partes coincidían con las recolectadas el día del hecho.

A su vez, personal policial tomó declaración a los dueños de distintos comercios dedicados a la venta de autopartes y se determinó que Saul Irahola, padre del acusado, había comprado un espejo derecho cromado con giro incorporado.

"Si bien las conductas posteriores de Irahola causan una mala impresión, hasta indignación si se quiere, a la luz de lo que va arrojando la prueba de la causa si bien son reprochables desde un plano estrictamente moral, no lo son desde el derecho penal", sostuvo Sivo. "Más concretamente, si lo previo no se debió a un ilícito penal (homicidio culposo) lo posterior es irrelevante para el proceso. Si hay homicidio culposo, irse agrava la situación del conductor. Si no lo hay, no tiene significancia jurídica penal, más allá de lo dicho desde el plano estrictamente moral", agregó.

Para Sivo, la integración de las evidencias "permiten confirmar una hipótesis concordante" con lo que declaró el imputado al momento de su declaración indagatoria. "Desde la velocidad, el tipo de impacto y la sorpresa", dijo.

"La pericia habla de 45 km/h, lo que se compadece no solo con los cálculos que hace el perito oficial, sino que con solo ver la autopsia en donde se observa un raspón en el gemelo izquierdo de Corbalán no quedan dudas al respecto. Si hubiera venido a más velocidad la lesión de ese primer contacto hubiera sido sensiblemente mayor y el resto del cuerpo también tendría otras afectaciones", expresó.

Según el abogado del conductor de la camioneta, "el perito es concluyente, la zona estaba bien iluminada y el factor ambiental marcaba a su vez que la visibilidad era buena". Si bien admitió que "es una infracción ir sin las luces encendidas , no tiene incidencia en este suceso. Distinto sería que por sus luces apagadas, se haya producido el siniestro. No fue el caso. Tanto es así que la víctima estaba de espaldas al transito vehicular y en el medio de la calle, como se ve en las fotos tomadas de las cámaras del COM, y en la lesión en la parte posterior de su pierna izquierda".

Por ultimo, Sivo consideró que "no es un dato menor el estado en que se encontraba la víctima, ya que su nivel de alcohol en sangre marcaba una abundante ingesta, lo que posiblemente lo llevó a tomar conductas imprudentes (estar en el medio de la avenida casi en el carril central) como la pérdida de reflejos que impidió que pusiera sus manos para amortiguar el golpe por ejemplo".

Comentá y expresate