Tras la amenaza de días atrás de convocar a un nuevo paro general, esta vez por 36 horas, finalmente la CGT y los empresarios acordaron el pago de un bono de fin de año de $5.000, como mínimo, que se abonará en dos cuotas (una en noviembre y otra en enero de 2019), por lo que quedó desactivada esa posible medida de fuerza.

La cúpula de la central obrera mantuvo este martes un encuentro con el sector empresarial y con el ministro de Producción, Dante Sica. Allí acordaron también un mecanismo para evitar despidos sin causas y plantearon la necesidad de reforzar las jubilaciones.

“Vinieron los empresarios, sobre todo del sector industrial, comercio y construcción, planteando sus problemas. Nosotros planteamos los nuestros y la necesidad de atravesar una coyuntura que para muchos compañeros está por demás complicada para poder acompañar el proceso inflacionario tan grande”, sostuvo Héctor Daer, uno de los secretarios generales de la CGT, al finalizar el encuentro.

De todas formas, tanto Daer como Carlos Acuña advirtieron que esperarán "la letra chica" del decreto del Gobierno para descartar definitivamente el paro.

"Tenemos que ver la letra chica de lo que tiene que elaborar el Gobierno. Así que cuando nos entreguen eso, ahí seguiremos conversando", señaló Acuña.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate