Finalmente, será un hecho: la CGT comunicó que se movilizará el 17 de agosto próximo, en una marcha que buscará interpelar a la política en su conjunto, según informaron desde adentro de la agrupación sindical. La duda que circulaba puertas adentro de la Confederación General del Trabajo era a quién estarían dirigidas las responsabilidades en el acto que se realizará, pero se concluyó en que no se estará "en favor ni en contra del Gobierno".

Pablo Moyano, del gremio de Camioneros, advirtió que no apuntarán contra un o unos culpables en particular. Por el contrario, y según sostuvo Héctor Daer, líder de Sanidad, la marcha del 17 se tratará de "interpelar a la política en su conjunto"

“Estamos hablando de toda la política. No se trata de mala praxis o buena praxis del Gobierno. La única verdad es la realidad: anten este cuadro, la política tiene que encontrar la salida en su conjunto. Porque las responsabilidades son conjuntas”, explicó Daer.

image.png

Luego de un intenso debate de unas cuatro horas, el Consejo Directivo de la CGT confirmó esta tarde la decisión que había tomado su mesa chica, sin el moyanismo ni el kirchnerismo de la Corriente Federal, y la movilización se hará desde el Obelisco hasta la Plaza de los Dos Congresos, sin acto ni oradores, y con la difusión de un documento que se está elaborando.

La mayoría de la dirigencia cegetista, que se reunió en la sede de Azopardo 802, desechó una propuesta de Pablo Moyano y de Sergio Palazzo (bancarios) de marchar ante las entidades empresariales para responsabilizarlas por el aumento de los precios y la inflación. Sin embargo, en una conferencia de prensa, el dirigente de Camioneros advirtió que se movilizarán “contra los especuladores: acá el responsable es AEA, que es la asociación de empresarios argentinos, esa banda de forajidos son los que están quitándole un plato de comida a los trabajadores”.

En medio de este clima, cada uno de los presentes en el cuarto piso de Azopardo 802 pudo hablar en tono de catarsis acerca de cómo la inflación, el aumento de los precios y el alza del dólar castiga a los trabajadores, aunque, más allá de los matices, la conclusión fue que no debían apuntar a Alberto Fernández ni Cristina Kirchner para convocar a la marcha del 17 de agosto sino a toda la clase política que, como definió la CGT, es la “responsable” de la actual crisis socioeconómica.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate