Finalmente se confirma lo que hace semanas circulaba como rumor: la “China” Suárez y Benjamín Vicuña están separados. Fue la actriz quien confirmó la ruptura en diálogo con Los Ángeles de la Mañana y despejó las dudas que se generaron en torno a los motivos de la pelea.

Eugenia habló desde Miami, donde se encuentra de vacaciones junto a sus dos hijas (Rufina y Magnolia, la hija que tuvieron en común).

"Estamos separados en este momento. No es algo definitivo, tenemos mucho amor y una familia que nos ha costado mucho formar. Nuestros hijos se aman. Pero sí, por el momento estamos separados, no sabemos qué pasará el día de mañana...", expresó.

Por el momento estamos separados, no sabemos qué pasará el día de mañana.

Sobre los motivos, no dio muchas explicaciones: “Fueron muchos años, las razones quedan en la intimidad. Yo nunca conté muchas intimidades y Benja tampoco. Cuando hay amor todo es posible, hay que sentarse y hablar".

"Benja se fue a Chile y vino muchos fines de semana para ver a Magnolia y se quedaba en casa. Se fue dando todo muy en paz, sin conflictos... Sé que se han dicho muchas cosas y eso pasa cuando uno no habla", reconoció la actriz, y respondió sobre la publicación de la actriz española Elena Rivera en Instagram. "Publicó una foto de Benjamín y puso la canción sex bomb...", comentó el conductor. "Tiene razón", afirmó la China entre risas.

Y agregó: "Sí, lo vi y lo hablé con él... A mí también me llamó la atención, creo que no lo hizo con mala intención... lo hizo como una humorada, nada más. Ella no sabe que en Argentina se habla mucho de nosotros... Me dio pena, pobre, porque ella tiene su novio. Habló con Benjamín y le pidió perdón...", aseguró.

"¿Hubo terceros en discordia?", quiso saber el periodista. "No, para nada. Tuvimos una relación hermosa de mucho cariño... Yo lo adoro, es un padrazo, ha sido un novio espectacular. Tenemos que charlar y ver qué pasa... Es muy duro todo esto y a mí me cuesta demostrar cuando estoy mal o vulnerable. Cuando tenés hijos no te queda otra que estar bien y feliz. No fue traumático porque fue todo muy charlado, muy sano... Fuimos muy maduros los dos: cuando hay amor e hijos de por medio tiene que ser así", aseguró la China.

Es muy duro todo esto y a mí me cuesta demostrar cuando estoy mal o vulnerable.

"Esa primera charla (la de separarse) la arrancamos los dos, nos preguntamos qué nos pasaba...", recordó. "Benjamín me enseñó a vivir en familia. Yo me crié en una familia muy chiquita, de padres separados... Éramos Rufi y yo y de repente éramos un montón: yo a sus hijos los amo. Con él aprendí a convivir, a ceder y pactar a un montón de cosas... El amor a los hijos ajenos me hizo crecer mucho", explicó.

En relación al futuro, la actriz sostuvo: "No espero mucho, no pienso en el futuro... Soy muy de ir paso a paso, no me como la cabeza pensando o calculando. Estas vacaciones me las merecía, y mis hijas también... Nos vinieron muy bien, ahora la idea es volver a Buenos Aires y ver qué nos depara la vida".

Embed

Comentá y expresate