Sol Martínez, compañera de colegio de Nahir Galarza, fue la primera testigo que declaró este jueves por la mañana. En ese marco, la joven admitió haberle pegado una piña a Fernando en su ojo derecho, adentro del boliche Bikini en la noche de Navidad, pero no dijo haber participado de una golpiza posterior.

En relación a esta situación, la testigo recordó: "Fernando se largó a llorar y me dijo que nunca la tocó, que jamás le pegaría a una mujer porque cuando era chico sufrió violencia". Además, agregó que seguidamente Fernando y Nahir "se fueron a la casa de Nahir juntos".

Según contó, actualmente no tiene relación con Nahir y que a Fernando Pastorizzo lo conoció a través de ella. "Se veían, no sé si todos los días pero bastante seguido", señaló sobre la relación entre la víctima y la imputada, para luego aclarar que no sabría si definirla como "un noviazgo que se respetaban, iban y venían".

Sentada frente al Tribunal, Sol Martínez contó que en la previa, antes de entrar al boliche la noche de Navidad, ella y otras amigas notaron que Nahir tenía "los brazos y las piernas lastimados" y que cuando le preguntaron a qué se debían esas marcas, Nahir les dijo que "Fernando me había pegado".

Esa fue la primera vez, según declaró, que Sol Martínez le escuchó decir a Nahir que Fernando le había pegado.

Respecto de la noche del 25 de diciembre, Sol Martínez relató que salió con Nahir y otras dos amigas más. Que ni bien entraron al boliche, Nahir se quedó bailando con un chico con el que se veía desde hacía un par de meses y que más tarde la vio peleándose con Fernando.

"Él la estaba agarrando de los brazos y ella acá arriba", detalló señalándose los hombros. Fue entonces que Sol Martínez se acercó y, recordando lo que Nahir les había contado horas antes", le pegó a Fernando en el ojo derecho.

Finalmente, Martínez aseguró que esa fue la última vez que los vio.

Comentá y expresate