María Rosa Fullone, una médica de 56 años que era titular en el Servicio de Emergencias y Urgencias en el Hospital Fernández, murió por coronavirus este jueves. Su hijo agradeció las muestras de afecto hacia su mamá y se despidió de ella con emotivas publicaciones en las redes sociales: “Que tu amor y vocación sirva de ejemplo”, escribió.

Fullone quedó internada el 19 de febrero. Tenía turno para recibir la vacuna contra la enfermedad el 23 de ese mes. La dificultad respiratoria que sentía se agravó y fue derivada a terapia intensiva.

Ezequiel Campelo, uno de sus tres hijos, compartió fotos y palabras de su mamá, que rápidamente se llenaron de mensajes afectuosos y elogios por su dedicación a la Medicina.

El primero de los mensajes, que estaba acompañado de una foto de la dermatóloga sosteniendo mascarillas en su lugar de trabajo, reza: “Cuando te dije que dejaras la guardia me respondiste que del Hospital Fernández te ibas a ir en un cajón, y así fue. Esa eras vos y por eso ahora te vas por la puerta grande, luchando una última vez por tu gente. Que tu amor y vocación sirva de ejemplo para todos. QEPD Mamá”.

El joven sumó luego una foto de la intimidad familiar donde aparece Fullone con parte de su familia. El joven agregó: “Hoy tus pacientes, colegas, amigos y familiares solo podemos pensar en lo mucho que hiciste y aún seguís haciendo por todos nosotros. Por eso, abrazamos con orgullo el merecido reconocimiento que estás teniendo. Y ahora sí, ya podés descansar un poquito. Chau Ma, te amamos!”.

Según publicó Clarín, la médica había decidido no aplicarse la Sputnik V cuando llegó al país la primera tanda. "Quería esperar a que se publicaran los resultados del estudio de eficacia en The Lancet. Ahí cambió de opinión y, luego, tomó el turno". Tenía obesidad, enfermedad preexistente que complica los cuadros de infección por covid-19.

Fullone, que hacía más de una década que tenía su clínica de Dermatología y Medicina Estética en el barrio de Devoto, formaba parte de la primera línea de lucha contra el coronavirus y, a su vez, estaba entre el 30% del personal de Salud de la Ciudad que aún falta vacunar.

El personal de Salud porteño no tiene que anotarse de la misma forma que el resto de los grupos, sino que cada centro u hospital tiene una lista de los trabajadores que hayan manifestado la intención de vacunarse y cada uno debe tomar un turno.

Comentá y expresate