Septiembre fue un mes muy duro para la economía nacional. Al fuerte desplome de la industria, que cayó 11,4%, se sumó la baja en la construcción, que cayó 4,2%, según se desprende del indicador sintético de la actividad que mide el INDEC, (ISAC). Se trata de la caída más fuerte de los últimos 20 meses: en febrero de 2017, la actividad había caído 5,6%, según los registros oficiales.

De todas maneras, en el acumulado de los primeros nueve meses del año, el saldo fue positivo: tuvo un aumento de 6,4% con respecto al mismo período del año 2017. Fue por la buena performance de los primeros meses del año.

Según informó Clarín, si se compara el indicador de septiembre, respecto del mes anterior, la merma fue del 0,8% y el índice serie tendencia-ciclo registró una baja de 0,6%, según los datos oficiales.

Los datos del consumo aparente de los insumos para la construcción mostraron subas de 12,7% interanual en yeso y 11,3% en el resto de los materiales (incluye grifería, tubos de acero sin costura y vidrio para construcción). Mientras que, por otro lado, se registraron bajas de 13,8% en cales, 10,6% en cemento portland, 9,4% en ladrillos huecos, 7,4% en pinturas para construcción, 5,4% pisos y revestimientos cerámicos, 4,7% en hormigón elaborado, 3,8% en mosaicos graníticos y calcáreos, 3,5% en artículos sanitarios de cerámica, 1,9% en asfalto, 1,1% en placas de yeso y 1,0% en hierro redondo y aceros para la construcción.

Ya el índice Construya, elaborado sobre la base de datos aportados por algunas de las principales firmas del sector, había adelantado, la caída. Porque, en septiembre, las ventas habían reflejado una baja del 14,4% respecto del mismo mes del año pasado. Fue el cuarto mes consecutivo de caída de este indicador y del mayor descenso del año.

Otro dato surgido de ese relevamiento es que los empresarios del sector proyectan otros dos meses de caída para la actividad.

Comentá y expresate