El caso de Fabricio Álvarez Albarracín, un violador serial condenado en 2009 a 50 años de prisión por haber abusado de ocho mujeres en distintos barrios porteños, nunca paso inadvertido ante la opinión pública. En primer lugar porque la sentencia que le había sido impuesta es muy alta para lo que se acostumbra a ver y segundo porque desde un sector judicial consideraron que la pena era "cruel e inhumana", lo que despertó una fuerte polémica.

Sin embargo, después de una gran batalla legal librada por las víctimas, la Corte Suprema de Justicia rechazó finalmente la apelación de la defensa y se negó a tratar el caso, por lo que la condena –que había sido ratificada por la Sala 3 de la Cámara Nacional de Casación Penal– quedó confirmada.

En su presentación, Álvarez Albarracín argumentó que el medio siglo equivale a la pena de muerte, ya que por su edad, recién saldría a los 70. Pero el planteo fue rechazado al ser considerado "improcedente", poque legalmente no es una cuestión federal que habilitara esa instancia extraordinaria.

"De esta manera, permanecerá tras las rejas hasta el 18 de marzo del 2056, tal cual lo había establecido el Tribunal al realizar el cómputo de pena, debido a que ya lleva privado de su libertad más de 12 años, cuando quedó detenido. Por este motivo, al delincuente le restan por cumplir 37 años, 10 meses y algunos días tras las rejas", dijo la abogada de las víctimas, Deborah Huckek.

Albarracín actuaba en los barrios porteños de Villa Urquiza, La Paternal y Agronomía. Algunas de las mujeres fueron sometidas dentro de sus propias casas. Según relataron, cuando estaban abriendo la puerta, las empujaba, las golpeaba e ingresaba con ellas. Una vez adentro, las violaba. En varios de esos casos, se dejaba el casco puesto para que no lo identificaran.

"La Justicia entendió que no se trataba de una pena cruel e inhumana en virtud de que el castigo proferido debe ser equivalente y proporcional al daño proferido a sus víctimas y la culpabilidad demostrada. Es destacable el rol que han cumplido las víctimas en todo este tortuoso proceso. ¡Justicia buscamos y justicia conseguimos!", concluyó la letrada.

Fuente: Infoba

Comentá y expresate