La campaña agrícola 2018/2019 ingresa en su etapa final con la cosecha gruesa. En un escenario de bajas temperaturas que se registran en el interior del país, con presencia de nieve en esta jornada en zonas del sur de la provincia de Buenos Aires, los especialistas aseguran que el frío no afectará el ciclo agrícola.

Con este panorama, ayer la Secretaría de Gobierno de Agroindustria actualizó sus pronósticos, con la presentación del Monitor de Estimaciones Agrícolas del mes de junio. El dato excluyente gira en torno a la producción de maíz: el gobierno proyecta una cosecha total del cereal de 57 millones de toneladas, lo que significaría un aumento del 31% con relación al ciclo anterior. Hasta el momento se ha cosechado el 61% del área sembrada con maíz.

De confirmarse esta estimación, por primera vez en 20 años la producción de maíz superará a la de soja, cuya cosecha la cartera agroindustrial la proyecta en 55.600.000 toneladas, con una trilla que hasta el momento alcanzó el 96% del área y que sería un 47% mayor que la anterior. En la última campaña de la oleaginosa, la sequía tuvo un alto impacto.

Según Infobae, con relación a la siembra de trigo del ciclo 2019/2020, la Secretaría que conduce Luis Miguel Etchevehere informó que la misma ya alcanzó el 51% del área proyectada en 6.500.000 hectáreas, lo que sería un aumento del 3% respecto del ciclo anterior.

Las proyecciones oficiales y también las privadas reflejan un momento actual de crecimiento de la producción de los cereales, como trigo y maíz, que son fundamentales para la rotación de cultivos y para seguir desarrollando una producción cada vez más sustentable.

A todo esto hay que agregar que el nivel de ventas de la cosecha por parte de los productores atraviesa un buen momento. Según los datos de la última encuesta de la Universidad Austral, casi la mitad de la producción se va a destinar al pago de los compromisos financieros que se necesitaron para enfrentar la presente campaña y cancelar las deudas que provocó la sequía del año pasado.

El informe sostiene que los productores venderán el 48,5% de la cosecha de soja y el 44% de la de maíz. En el caso de la oleaginosa, se comercializarán 26.190.000 toneladas, y quedaría un excedente de 27.810.000 toneladas.

Del excedente, y según la opinión de los productores, el 39% se va a destinar a la compra de insumos para la próxima campaña, el 25% a la compra de maquinarias y para realizar nuevas inversiones, un 31% para almacenar sin fijar precio, y un 3% para la compra de dólares, entre otras inversiones.

Comentá y expresate