Argentina había perdido por penales la final de la Copa América Centenario 2016 en Estados Unidos, otra vez frente a Chile, con la sensación de que, con un poco más de suerte y osadía, podría haber ganado en el tiempo regular o en el alargue. La generación encabezada por Lionel Messi y Javier Mascherano acumulaba su tercera frustración consecutiva en una definición.

Los futbolistas de Argentina exhibían su dolor sin tapujos durante la coronación, también puertas adentro del vestuario. Fue allí donde, camino al micro, el astro rosarino renunció a la Selección. Posteriormente, digerido el duro golpe, regresó para los partidos de Eliminatorias, luego de recibir la visita de Edgardo Bauza, entonces flamante entrenador albiceleste.

Elvio Paolorosso, preparador físico histórico de Gerardo Martino, a quien acompañó en el cuerpo técnico hasta la llegada del Tata a Atlanta United, llenó los espacios vacíos de la historia. Desde el palco que le otorga haber sido partícipe de la intimidad de aquella Selección, en charla con el programa radial Jogo Bonito (FM 93.1), realizó una cruda descripción del momento más desolador de Lionel Messi en el combinado nacional.

"El vestuario después de la Copa América fue muy doloroso, pero lo peor vino después", prologó. "A las 2 de la mañana, más o menos, voy a la utilería, encuentro a Leo, solo, absolutamente solo, llorando como un nene que perdió a la madre", reveló.

"Yo escucho que a veces lo castigan, dicen que después va a Europa y se olvida, que tiene plata, que disfruta. Y estaba tirado, ahí, sin que alguien lo pudiera consolar. Solo, absolutamente solo", completó.

¿Qué hizo en ese momento Paolorosso, al ver a la estrella inalcanzable más vulnerable que nunca? "No podía hacer nada. Lo abracé y lloriqueamos un poco los dos", contó.

Desde su rol, el profe realizó una encendida defensa del delantero, de 31 años, que todavía no informó si volverá a vestir la camiseta celeste y blanca: "A Messi lo tuve en Barcelona y en Argentina y lo único que tengo hacia él son palabras de agradecimiento. Siempre colaboró para bien, hasta se fijaba si la cancha estaba dura o blanda".

"Todos los jugadores siempre intentan dar el máximo. Pasa que cada vez llegan más cargados a la Selección, con muchos partidos encima y un desgaste importante y, ante la primera adversidad, lo sufren", concluyó.

Fuente: Infobae.

Comentá y expresate