La serie "Maradona: sueño bendito" generó repercusiones a nivel mundial y las miradas también se posaron sobre Mar del Plata, por la alusión en uno de los capítulos a la ciudad en un momento dramático de la vida del astro.

"La Feliz" irrumpe en un momento crucial de la vida de Maradona, cuando cursaba su internación en Punta del Este por una sobredosis que lo dejó al borde de la muerte en los primeros días del año 2000.

Diego ingresó al nosocomio el 4 de enero con sobrepeso, al borde de la muerte y con un cuadro difícil de sobrellevar. Tenía 39 años, un estado comatoso a cuestas con hipertensión y arritmia producto del consumo de cocaína. "Si no lo internábamos, se moría en unas horas. Tampoco podíamos esperar una ambulancia porque iba a tardar mucho y no teníamos tiempo. Dejaba de respirar durante lapsos de cinco o seis segundos", aseguraron los médicos que lo atendieron a medios uruguayos.

En la serie aparece Diego personificado por Juan Palomino internado por seis capítulos, mientras se muestran flashback de su vida, hasta que despierta de forma repentinaen el hospital.

maradona internado.png
"Mar del Plata a todo cine", lee Maradona durante su internación en Punta del Este.

En una charla sentida con Claudia Villafañe (Julieta Cardinali), Diego repasa los titulares de un diario que tiene en su contratapa una nota central con el título: "Mar del Plata a todo cine", en clara referencia al Festival Internacional de Cine local.

Sin embargo, en ese año se celebró la 25º edición del festival, sus bodas de plata, pero la fecha de realización fue durante noviembre, en las antípodas del verano. Así que se trata de uno de los tantos errores de verosimilitud en la serie de Amazon.

Los detalles de la internación que paralizó al mundo Maradona

Los días de Diego Armando Maradona en Punta del Este ese fatídico verano del año 2000 fueron convulsionados. Llegó a la costa uruguaya cerca del 28 de diciembre de 1999. Fue con toda su familia, Claudia, Dalma y Gianinna estuvieron en la costa. La fiesta de fin de año fue en una chacra de Pablo Cosentino y vivieron una mega fiesta del adiós del siglo.

No se supo bien que pasó esa noche. No hubo muchas fotos de la mega fiesta en la que Maradona estuvo para recibir el año, pero si se conoció lo que fue ocurriendo con el correr de los días. Hubo una entrevista al Diario Clarín, en el que Maradona apuntó contra los poderes del fútbol y también un asado y partido de fútbol con amigos. Hasta que, finalmente, llegó el fatídico 4 de enero en el que se vivió así

Pese a que el entorno de Diego Maradona negó la existencia de la droga en su vida, los estudios de orina y sangre arrojaron rastros de clorhidrato de cocaína. Fue Carlos Ferro Viera el que se la ofreció. A mediados de enero, Diego fue trasladado a Buenos Aires y el 18 de enero voló hacia Cuba.

Embed

Otros errores de la serie que los fanáticos no dejaron pasar

La muerte de Juan Domingo Perón: A Maradona, con nueve años, don Francis Cornejo le confirma que queda fichado para ser parte de Los Cebollitas. El chico regresa sonriente a su casa, a compartir la noticia con su familia. Sin embargo, cuando entra a su casilla todos están tristes. De fondo se escucha a un locutor radial que informa la muerte del General Perón. Lo cierto es que Maradona tuvo nueve años entre de 1969 y 1970, mientras que Perón falleció el 1 de julio de 1974.

Su primera entrevista televisiva: “Mi primer sueño es jugar en el Mundial”. Esa frase, conocida desde siempre, es una imagen en blanco y negro, en donde un chico de 13 años hace jueguitos ante las cámaras del programa Sábados Circulares, conducido por Pipo Mancera. La remera es blanca, con un número 10, el cuello y puños oscuros (muy posiblemente, rojos). La serie le puso color a ese momento tantas veces difundido. Pero, sorpresivamente, el Diego de ficción viste una camiseta totalmente inversa: roja, con el número 10, el cuello y los puños blancos.Maradona en Argentinos Sueño Bendito

Su debut en Argentinos Juniors: En una de las tomas se lo ve a Francis Cornejo, entrenador de los Cebollitas, disfrutando de un partido de Primera División de Argentinos en octubre de 1976. Junto a él hay un dirigente del club. “Precisamos que debute”, dice el directivo. “Todavía le falta. Hay que llevarlo de a poco”, responde Francis. “No le estoy pidiendo permiso, me están apretando (los militares)”, cierra el hombre. La apretada no fue tal y además no debutó antes porque pesaba sobre él una suspensión de cinco fechas, por una expulsión sufrida en septiembre en un partido de séptima división frente a Vélez, pero ya se entrenaba con el primer equipo.

Comentá y expresate