Después del doloroso 3-4 ante Francia, de la conferencia de prensa en la que dejó constancia de su voluntad de continuar al frente de la Selección a pesar del disconformismo por parte de la AFA, la imagen de Jorge Sampaoli se esfumó. Durante las últimas horas de estadía en el Bronnitsy Training Centre se recluyó en su habitación a analizar los partidos del Mundial. Ni siquiera volvió a aparecer por el gimnasio, para su rutina física.

Luego, sólo se pudieron apreciar las imágenes en el aeropuerto de Moscú, con su valija, solitario, digiriendo su floja perfomance en Rusia 2018. Tras el vuelo a Buenos Aires en el excéntrico avión de los Rolling Stones, el oriundo de Casilda consensuó con Claudio Tapia, presidente de la AFA, reunirse dentro de aproximadamente 10 días y salió de escena. Hasta este mediodía, cuando hizo su reaparición pública… involuntariamente.

El plantel de Independiente se encuentra realizando la pretemporada en el complejo de Ezeiza, la casa de la Selección. Y, luego del entrenamiento matutino, mientras los medios esperaban por la presentación de Pablo Hernández como refuerzo del Rojo (curiosamente, el mediocampista debutó en el combinado de Chile con Sampaoli como DT), alguien se asomó abruptamente desde una puerta lateral.

Sí, el Zurdo, de 58 años, se encontraba en el predio. Y se topó sin querer con la prensa, que se sorprendió al verlo. ¿Qué hizo el director técnico? Saludó tímidamente… Y volvió a retirarse por la misma puerta.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate