Durante 1948, Mar del Plata recuperó la figura del intendente como autoridad a cargo de los destinos municipales, después de 8 años en los que un comisionado, designado por la provincia, ejercía el poder en la ciudad. Fue entonces cuando el peronismo triunfó en las elecciones y le permitió al doctor Juan José Pereda alcanzar el ejecutivo local. El profesional de la salud solo ocupó el cargo hasta 1950, producto de las diferencias internas en el seno de su fuerza partidaria; sin embargo, dejó grabada su impronta en la relevancia que le dio a la práctica deportiva.

El 9 de julio de 1948 acompañó la fundación del Club Social, Deportivo y Cultural Navegación y Puertos, más adelante transformado en Ministerio de Obras Públicas de la Nación, bajo la conducción del binomio encabezado por Vicente Guisasola y Oscar Boucherie. Singular aporte produjo su origen que conjugó el nacimiento de un club vecinal, con la construcción de un estadio que fue utilizado por varias entidades vernáculas. Favorecido por su espacio socio-geográfico (en el ingreso al Puerto), con mejor calidad de dependencias que la gran mayoría de las instituciones, y con el respaldo de un estamento estatal, terminó sucumbiendo a los vaivenes de los entes barriales, junto a un episodio trágico que claudicó sus esperanzas.

image.png

La sede social se instaló en la esquina de la avenida Juan B. Justo y Sarmiento, y comenzó un periplo constante ya que la misma se trasladó a Olavarría 4774 y ocupó, antes y después, distintas dependencias sobre la calle Martín Rodríguez. La primera gran obra de la institución, en julio de 1950, fue la concreción de un campo de deportes en el predio que da a las calles 12 de Octubre y Martínez de Hoz. En su apertura, el público se contó por centenares, y en lo que hace al “match” futbolístico, el local derrotó por 4 a 0 a otro equipo de barrio, Juan José Paso; mientras que, en el encuentro de baloncesto Cadetes de San Martín triunfó sobre Estudiantes.

El 30 de abril de 1955 se inició la historia del estadio Presidente Perón -luego Almirante Brown- en la actual “Manzana de los Circos”. La construcción contaba con una solidez pocas veces vista: tribunas laterales y cabeceras, cabinas para el periodismo y los cronometristas (cada equipo contaba con un representante que hacía sonar un silbato en el tiempo cumplido), y un túnel de más de 25 metros. El campo se inauguró junto a un gimnasio de básquet y una pista de ciclismo. Para el año 1957, se presentó una pista de automovilismo y motociclismo, en el complejo del estadio, donde llegaron a participar pilotos de la talla de Oscar “Cacho” Fangio y Tito Pena.

image.png

Gran parte de la historia de Ministerio transcurre paralela a la vida de Adelaida Parra, quien fuera compañera de vida del varias veces miembro de Comisión Directiva, Eduardo Villar. Por sus laboriosas manos pasaron la costura de las casacas futboleras, la higiene permanente de la mismas, el lustrado de los botines y hasta la comida, finamente elaborada, que consumían los deportistas, luego de cada partido. Sin embargo, esto es apenas un esbozo de su trascendente figura.

Su creciente carrera dirigencial la llevó a desempeñarse como cronometrista oficial, convirtiéndose en la primera mujer que obtuvo el carnet rojo de la Liga Marplatense de Fútbol. Con esa tarjeta se permitía el libre acceso a todos los reductos de la práctica de balompié. De su singular habilidad, salieron algunos de los modelos más creativos de las camisetas de Ministerio, para abandonar las tradicionales franjas blancas, con el trazo azul en el medio. Ideó una de pecho blanco con franja diagonal azul, la más singular con una M gigante que cubría la zona alta del pecho, y otra que era toda azul con mangas blancas.

1950 decada aprox Jugadores de Ministerio (5).jpg

A su turno, Adelaida llegó a ocupar el cargo de tesorera y no había fin de semana que no se paseara por las tribunas de las canchas donde jugaba su amado club. En el desempeño como cronometrista, había elegido hacer sonar una campana en lugar del tradicional silbato. Relató su hijo, Luis Eduardo Villar que en una tarde invernal, cuando el ventarrón portuario presagiaba un aguacero y Argentinos del Sud se había puesto a solo un gol de distancia, luego de ir perdiendo 5 a 0, su madre hizo sonar el bronce con siete minutos de adelanto, generando la confusión del tiempista visitante y del árbitro, que dio por concluido el juego

En el año 1970, cuando Aldosivi disputaba un encuentro de local, en la cancha de “los circos”, un percance en la infraestructura de la tribuna cabecera le provocó un accidente a Luis Hermosilla. El procedimiento legal le implicó a Ministerio hacerse cargo de la indemnización, y la economía de la entidad quedó destruida. En 1977 se coronó campeón de la segunda de ascenso, pero la crisis financiera lo llevó a desafiliarse de la Liga Marplatense. El final del estadio se escribió con la letra más trágica de la historia de nuestro país, cuando la última dictadura procedió a su demolición. La situación jurídica de la entidad se complejizó y perdió todos sus espacios físicos.

1957-6-10 Club Ministerio popular institucion del Puerto LC (6).JPG

Sin embargo, un duende travieso, mutado en el espíritu de Adelaida, protegió algunos recuerdos en un pequeño local, con la esperanza de reabrir las puertas del viejo club. Vaya este escrito como homenaje a las mujeres dirigentes que rompen los estereotipos de aquellos espacios que tradicionalmente les fueron vedados.

“El club es el epicentro del barrio, no solo deportivo, sino de lo social”. Sigamos protegiendo la historia y el presente de estas instituciones. Buscanos en @100clubesdebarrio declarado de interés legislativo por la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires.

Comentá y expresate