Flor Jazmín Peña se hizo conocida en Instagram por sus buenas condiciones para la danza (@florjazminpe tiene más de 700 mil seguidores), pero también por su sentido del humor, su libertad y simpatía. Y Nicolás Occhiato, atento al universo "millenial", la pidió para tenerla como compañera en el Bailando 2019.

Lo que vino después fue vertiginoso y sorprendente: Flor se convirtió en la sensación del programa de Tinelli. Junto a Nico, se metió en las rondas finales del ciclo, y los famosos hablan de ella como si se tratara de una figura de renombre en el ambiente. Y su última coreografía, un homenaje a los inmigrantes italianos, fue sencillamente emocionante.

Florencia Peña bromeó con el nombre de su homónima, y Flor de la Ve, otra tocaya, habló de su innegable sex appeal y confesó que le despertaba sentimientos "de torta", algo que no le había pasado nunca. Pero el pico de su fama llegó por otra declaración de amor: un intenso coqueteo con Leticia Siciliani, que finalmente quedó en la nada.

Fue allí que Flor contó por primera vez lo que algunos sabían, otros imaginaban y muchos ni les interesaba: es bisexual. "Tuve una novia y dos novios a lo largo de mi vida, pero no me gustan las etiquetas, me parece que limitan. Dejo que la vida me sorprenda y apunto más a que me gusta la persona, independientemente de su sexo", dijo la morocha en una nota con Clarín, en medio de sus ensayos.

"Tengo una familia tradicional, o no tanto... porque estamos en 2019, ¡y mis papás siguen casados!", cuenta al hablar de Adrián y Rosa, sus padres. Con esa misma naturalidad, Flor habla de Rocío, su hermana, tres años menor, quien sufre "un retraso madurativo muy importante, que la vuelve completamente dependiente", explica la bailarina.

"Tener un familiar especial genera que toda la familia lo sea. Tuvimos que adaptarnos y aprender a convivir con muchas cosas. Admiro profundamente la fortaleza de mis padres, no es nada fácil criar a una hija discapacitada. Ellos tienen una entrega absoluta por nosotras y jamás hicieron diferencia o me descuidaron por la atención que requería mi hermana", cuenta Flor.

Rocío es un pilar fundamental para la vida de la bailarina: la marcó desde su infancia y forjó su personalidad. "Desde muy chica fui consciente de que cuando fuera adulta iba a tener una persona a mi cargo. Eso me generaba peso y miedo. Cuando terminé el colegio me puse a estudiar una carrera terciaria, no por gusto sino para tener algo concreto pensando en mi hermana", explica.

Pero fue la figura de Rocío, también, la que le permitió hacer un click y cambiar su vida. "Estudié dos años pero no pude sostenerlo porque no me apasionaba. Así que un día decidí jugármela por lo que amo. Las limitaciones de mi hermana me ayudaron a valorar la salud que tengo y sobre todo la capacidad de poder elegir todos los días qué quiero hacer con mi vida. Y entendí que por ser artista no soy menos capaz de ayudarla o estar para ella", asegura Florencia.

"Quizá no hubiera llegado a este lugar de no haber sido por ella. Me enseña a diario, a pesar de que no podemos comunicarnos de manera convencional. En el fondo, le dedico todos mis logros", agrega.

Pareciera que los prejuicios sobre las elecciones sexuales no tendrían que ocupar un lugar importante en la vida de Flor y los suyos. Sin embargo, la morocha descoloca con su respuesta. “Muchos se sorprendieron, tanto amigos como parte de mi familia que no lo sabían. De hecho, la mitad de mi familia no me habló más. Mi sexualidad siempre la mantuve algo guardada porque el hecho de estar con mujeres es una idea que a mis viejos aún les cuesta asimilar. Lo gracioso fue salir del clóset en televisión", comenta.

Y entre risas aclara: "Estoy abierta a conocer hombres también, eh... Me fijo más en la personalidad que en el género". "La homofobia sigue existiendo. Si bien la sexualidad de uno es un tema personal, haber podido charlarlo en televisión con tanta naturalidad me alivió y alineó mi discurso. Ojalá ayude a quienes aún les cuesta hacerse cargo y tienen vergüenza de lo que les pasa, eso no debería suceder más", agrega Flor, poniéndole un cierre al tema.

Del Bailando solo tiene palabras de elogios. "Mis amigas me preguntan si Pampita es tan diosa como se la ve en la tele, y la verdad que sí, ¡es hermosa!", cuenta en "modo cholula". Y le esquiva a las polémicas. "Me tratan super bien, todo el mundo es re cariñoso y me tiran buena onda. Creo que las peleas o las internas son de los Bailando anteriores", opina.

En el horizonte de su incipiente carrera se vislumbra trabajo en teatro o tevé, volver al Bailando 2020 o lo que ella se proponga. Pero Flor no planifica nada. Hace rato que aprendió que la verdadera libertad es caminar por la vida dejándose sorprender.

Comentá y expresate