En el último trimestre de 2021, la economía de Estados Unidos creció un 1,7%, según lo informó el Departamento de Comercio este jueves.

Esta cifra refleja el crecimiento del producto interior bruto ajustada a la inflación. En un análisis anualizado, el aumento del trimestre fue del 6,9%. La expansión económica del 2021 fue la mayor desde 1984, con un crecimiento de 5,7%. El número también deja a la vista el profundo daño que provocó la pandemia durante de 2020.

Luego de que se conocieran las cifras de crecimiento económico, los principales índices de Wall Street subieron en la apertura de este jueves. Unos minutos después de los anuncios, el Nasdaq crecía 2,38%, el Dow Jones 0,82% y el S&P 500 subía 0,89%.

Según los datos publicados por el Departamento de Comercio, el consumo de los hogares aumentó 7,9% el año pasado. Este sector representa casi tres cuartas partes de la economía estadounidense.

image.png

El gasto de los consumidores impulsó este fuerte crecimiento del cuarto trimestre de 2021, y según el Departamento de Comercio "reflejó principalmente un aumento de los servicios, encabezados por la atención sanitaria, el ocio y el transporte". Otro factor importante en el crecimiento fue la llegada de inversión privada.

La recuperación de la pandemia estuvo marcada, sin dudas, por los avances en la campaña de vacunación, aunque con la política monetaria ultraexpansiva, también influyeron las condiciones de créditos baratos, así como las rondas de ayuda federal a hogares y empresas.

Sin embargo, este año se espera que la economía estadounidense se ralentice a causa de la inflación y los cambios en la política monetaria por parte de la Reserva Federal (FED). De hecho, en los últimos días el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó la última actualización de su informe "Perspectivas Económicas Globales", en el que auguró que el PIB de Estados Unidos se ralentice hasta el 4%.

Anuncios de la FED

En adición, ayer miércoles, Jerome Powell, miembro de la Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal anunció que planean comenzar a subir la tasa de interés de referencia en marzo. Esta medida comenzaría a cerrar la etapa de la política expansiva y comenzará una contracción económica con el fin de combatir con la inflación, que fue del 7% en 2021, la más alta en casi 40 años.

image.png

Además, la FED también anunció que terminará con el tapering paulatinamente, por lo que reducirá mensualmente la compra de bonos hasta eliminarlo por completo en marzo.

A partir de febrero, según indicó Powell en la conferencia posterior a una reunión de dos días de la junta de gobernadores de la FED, comprarán bonos por valor de 30.000 millones de dólares, una cuarta parte de los 120.000 millones mensuales que se utilizaban antes del inicio de la reducción.

Estas decisiones podrían provocar turbulencias en la economía norteamericana, ya que a pesar de que la creación de empleo durante los últimos meses fue "sólida" y que el desempleo bajó "sustancialmente", pero que la inflación continúa en niveles elevados por "desequilibrios entre la oferta y la demanda relacionados con la pandemia y la reapertura de la economía".

Comentá y expresate