La economía del país norteamericano continuó su crecimiento con respecto a los primeros meses del año y ya alcanzó los niveles de antes de la pandemia. De esta manera, Estados Unidos consolida su recuperación económica y se espera que la cifra anual llegue al 7%.

Aunque el crecimiento es notable, no alcanza el ritmo esperado, ya que muchos especialistas habían pronosticado una tasa de crecimiento anualizada del 8,5%.

Sin embargo fue el mayor salto de recuperación económica desde el tercer trimestre de 2020, luego de la recesión por el confinamiento.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos emitió un informe el jueves en el que se estima que el producto bruto interno (PBI) se aceleró en el trimestre de abril a junio desde una tasa de crecimiento anualizada de 6,3% en el primer trimestre.

Así, la economía de Estados Unidos superó su tamaño del cuarto trimestre de 2019, previo a la pandemia, alcanzando los 19,4 billones de dólares.

El mes pasado, los empresarios norteamericanos generaron 850.000 nuevos puestos de trabajo y el salario medio por hora aumentó un 3,6% comparado con el año anterior.

Esta información y el análisis de los economistas indican que la confianza de los consumidores ha ido en ascenso y alcanzó su nivel máximo desde que empezó la pandemia en marzo de 2020. La actividad económica en general volvió a los niveles previos de la pandemia, con consumidores minoristas más activos y empresas volviendo a invertir de manera corporativa.

Esta recuperación está vinculada con un potente plan de estímulo con billones de dólares de rescate federal.

La Reserva Federal está brindando un fuerte apoyo a la economía, manteniendo su tipo de interés clave a corto plazo en un mínimo histórico cercano a cero para mantener bajos los costes de los préstamos, según confirmó este miércoles.

Economistas también alertan sobre los peligros inflacionarios del crecimiento acelerado. La demanda reprimida de los consumidores impulsó el crecimiento luego de un año de bloqueos y esto genera el riesgo de un repunte de inflación fuera de control. Junio fue el cuarto mes consecutivo de subidas de precios considerables, representando un 5,4% de aumento con respecto a junio de 2020. Fue la mayor subida de precios en 13 años.

También se teme que la Reserva Federal no retire su apoyo económico extraordinario a tiempo y que lo haga demasiado tarde y de manera muy agresiva, aumentando rápidamente los tipos de interés y provocando otra recesión.

A pesar de los constantes avances del mercado laboral, la tasa de desempleo, del 5,9%, sigue estando muy por encima del 3,5% que existía antes de la pandemia. Y la economía sigue teniendo 6,8 millones de puestos de trabajo menos que antes de la pandemia.

Comentá y expresate