Gastón Rodríguez, estudiante de quinto año de la Escuela Secundaria Municipal de Educación Técnica (ESMET) N°1, escribió una emotiva carta para pedir ayuda para la institución, “que sufre muchas necesidades edilicias”. El joven propone buscar la forma de juntar fondos para “resolver problemas, dejando una señal de que hicimos algo”.

“Mi colegio es mi segundo hogar. El día que pisé por primera vez la esquina de Yrigoyen y Juan B. Justo fue para una reunión para los aspirantes a primer año. Me llamó la atención que un grupo de jóvenes de mi edad actual, junto a Richard, estaban pintando las paredes del frente. Lo hacían con tanto entusiasmo que pensé: ‘Quiero ser uno de ellos’”, escribió el estudiante.

Entre las “necesidades”, citó problemáticas edilicias como la falta de “instalaciones de luz e instalación de gas natural”. “El año pasado nos retiraron el medidor”, agregó. También describió que es necesario “el reciclado de baños, crear una biblioteca, actualizar las salas de computación y que alguien diagrame cómo tener mayor luz solar, ya que no cuenta con un patio, y en esta pandemia sería ideal para poder mantener espacios reglamentarios”, sostuvo.

Rodríguez detalló que “hay aulas divididas por paneles de Durlock”. “Sería ideal tener un espacio para compartir nuestra merienda cuando debemos quedarnos después del mediodía, ya que no todos vivimos cerca y salir por un sándwich fuera del colegio encarece nuestro presupuesto.”, agregó.

“El drama mayor que tiene mi colegio – consideró es el esfuerzo que realiza el señor Manuel Paz ante las autoridades correspondientes para poder adquirir el predio, ya que en la actualidad se alquila”.

“Contra todo lo expuesto, no hay colegio que pueda competir con él. El respeto, el cariño, que cada día aprendemos de nuestros profesores, hacia las paredes que sostienen a nuestra ESMET N° 1, hace que la consideremos una extensión de nuestro hogar”, enfatizó.

Y añadió: “De sus puertas no solo salen los mejores técnicos, sino también las mejores personas”.

“En este momento todo se complica, nuestro país está sufriendo problemas económicos derivados de la crisis sanitaria que nos afectó y nos sigue afectando. No es un buen momento para modificar y solucionar todo lo planteado”, confesó. “Nuestra escuela en lugar de pedirnos, muchas veces sale a darnos una mano, como cuando nuestros profesores junto al señor Paz elaboran alcohol en gel y panificados para luego repartirlos entre las familias que lo necesitan”, recordó.

El joven mencionó que deben “colaborar con una cuota de cooperadora” que muchas veces se pospone “para cumplir más adelante”. “Si de nuestro presupuesto diario, que poco o mucho llevamos en el bolsillo par a nuestros gastitos personales, pensáramos cuánto podemos separar en el mes, podríamos cumplir con la cooperadora, se podrían cambiar las lámparas, el cableado del edificio, revocar, pintar”, propuso.

“Es un mal momento, pero cuando la pandemia nos dé voz de piedra libre deberíamos empezar a trabajar. Si podemos soñar con un viaje de egresados que dura cinco días con un costo altísimo, sería bueno considerar gastar menos y tener como meta resolver problemas, dejando una señal de que hicimos algo por el colegio. Es como decir ‘por aquí anduvimos con los ojos y las manos bien abiertas, para mejorar la vida estudiantil de los que vienen atrás´”, afirmó Rodríguez.

También recordó que todavía no se puede retornar a la presencialidad total de las clases. “Muchos compañeros, como en mi caso personal, que tengo padres de más de 65 años, recibimos, gracias a los profesores, educación vía Zoom. Mucho no nos es permitido hacer ya que, en el riesgo de unirnos, aunque cumplamos con protocolos establecidos, la enfermedad se cuela como un enemigo invisible”, advirtió.

También remarcó la labor del director cuando difunde todo lo realizado. “Cuanto más gente nos conozca, más nos querrán y la ESMET N° 1 podrá de esta manera llegar a los oídos de quienes puedan tener el poder de ayudarnos para poder seguir siempre adelante”, sostuvo.

“De mi parte doy gracias por pertenecer a esta numerosa familia que me recibió cinco años atrás con mucha ilusión”, resaltó.

Comentá y expresate